7 de enero de 2010

.
Pocos días antes de que diesen comienzo las vacaciones en los colegios, y los niños de San Ildefonso nos bombardearan a bolazos desde el salón de loterías, el gobierno de Dinamarca detuvo a un puñado de activistas de Greenpeace.

Ha pasado el tiempo. Para estos hombres, un tiempo de espaldas: tres semanas que no corren lo mismo en la cárcel que fuera.

No sé si en mi mente queda ya hueco para la decepción. ¿Es ésta la Europa que da lecciones de libertad a otros países, y donde se presume de disfrutar de un sistema de garantías exquisito? La vida cotidiana nos va demostrando que, según qué cosas se cuestionen, ni democracia ni Cristo que la fundó. El caso de Juantxo López, director de Greenpeace España (21 días en la cárcel por desplegar una pancarta), es un ejemplo reciente y descarnado de injusticia y violación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

De ahí que este sistema sociopolítico (llamado por otros el menos malo de los conocidos) no pase de ser más que una dictadura guadianera, donde el que tiene el poder de los dineros cambia las reglas del juego a su puñetera conveniencia. Espera a meterles el dedo en el ojo y verás...

Y si lo hacen a la vista de todo el Planeta, sin sentir vergüenza alguna, que no será... (no sigo)

El grito desesperado de Janis Joplin en los sesenta nos trae hasta el presente el eco de una premonición desgarradora... ¿Cuánta gente se habrá enterado en estos días de vacaciones, villancicos, calles con lucecitas y comilonas de lo que estaba pasando este hombre en una cárcel de Dinamarca?

¿Qué intentaba decirnos aquella generación de poetas y cantantes?

¿...Tal vez que no cayésemos en el opio, en las "flores del mal" del consumo demente que todo lo anestesia?

Codorníu.
.
(La foto es de la cárcel de Carabanchel (Madrid), derruida para borrarla de nuestra memoria)
.

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Lo que ha pasado en Dinamarca es una vergüenza de tal calibre que sonroja.

Si eso hubiera pasado en una dictadura habríamos puesto el grito en el cielo.

Estamos hablando de desplegar una pancarta... no lo olvidemos.

Las democracias no dejan de ser dictaduras disfrazadas, y las nórdicas mucho más disfrazadas aún.

Algo huele a podrido en Dinamarca, y en el mundo occidental.

Espero que alguna generación venga y lo arrase todo.

Saludso.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Dinamarca perdió la brújula y es cierto para mí lo que dice Tro: las democracias son también dictaduras. Vivimos en unos mundos de mierdo y para alejarlo lo mejor es reprimir y con este gobierno que tenemos acomplejado que se baja los pantalones por todo y para todo, ¡qué esperamos
café la mejicana(lo compré ayer de oferta)

Camille Stein dijo...

lo aterrador viene cuando intentamos imaginar lo que se cuece tras las puertas cerradas de muchos despachos... ese verdadero poder que se extiende, sin fronteras, a lo largo y ancho de un mundo cegado por luces artificiales

saludos

calma dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con vosotros, lo que si es cierto que no sólo fue desplegar una pancarta, se metieron en un sitio que se supone era seguro y donde estaba la reina y ellos no estaban invitados, dicen que es allanamiento en este caso será de Palacio, que se ha vuelto a poner de manifiesto la falta de seguridad en estas cuestiones y eso no les gusta se vea tan a las claras, bueno, muchos cosas, pero fuera lo que fuera fue pacifico y las medidas tomadas desproporcionadas y contra los derechos humanos, y más raro todavía, que el día que es el juicio, cojan y los pongan en libertad, qué no entiende nadie nada, vamos...Lo que a mi me cuesta creer es que entre gobiernos democráticos, sus ministros no puedan solucionar ésto diplomáticamente en horas, no lo entiendo, cuesta creer que sirven para algo.
Un beso Pepe

mera dijo...

De joven los de Greenpeace me parecían excesivamente formales y legalistas. P. e. parar el Syrius en alta mar porque lo había decretado un juez holandés...Hoy creo que lo que hacen favorece a la Humanidad, que los gobiernos europeos son una capilla del Capital y que todos somos excesivamente formales y legalistas. Mira que produces cuando los niños se van de vacaciones...