10 de agosto de 2009

.

Todo lo que cuento es cierto. No hubo agosto en mi vida con más postales imaginadas que éste. Sólo se oye el claqué de mis suelas por la casa. Ni siquiera aquella tablilla histórica del parquet pudo mantener su clic hasta finalizar el curso. Tampoco la manivela del toldo ha rozado una sola vez la barandilla. Para eso, para poner en su sitio a un objeto perturbador (un tic tac, por ejemplo), haría falta mucho más que una buena tormenta de verano.

.

Ahora que he reparado el ruido de la secadora, la hecho de menos. Siguiendo su ejemplo, es una suerte no tener que llegar a ningún sitio... bastante geografía hay ya dentro de uno. En palabras de Yupanki: "El hombre está donde quiere muchas veces y no lo sabe".

.

Según a qué horas, no hay nadie en esta ciudad y hasta parece humana. Qué pena que tenga que desaparecer la gente para que un núcleo pueda recuperar su rostro amable, sin crispación. Sería otra cosa, no hay duda. Estas ampollas que tengo por dentro no las hacen las casas, los edificios, las callejuelas ni los puentes para curzar la carretera...

.

La maldita tensión se fue a la playa con todos.

.

El híper (las multinacionales) es lo único que resiste. Bueno, y la piscina de abajo, la que abren a las once y media. A esas horas -cuando la miro- me evoca los dos azules, el del mar y el del cielo. Incluso puedo ver las dunas. Luego, ya es otra cosa: hay un crío pequeño que le están obligando a nadar y se pone a morir en el agua. Entonces no me queda otra que estanquear las ventanas para no salir a malas con la madre. Ella no sabe que los gritos de angustia siempre me rajaron el alma.
.
Ayer tuve que hacer cosas a media tarde. Crucé y crucé, y todos los semáforos es como si estuvieran en verde. Se han marchado los que pueden hacerlo por motivos dispares. Las tiendas (las abiertas, claro) hacen un horario especial de verano; nunca se sabe cuando abren. Ruleta rusa urbana...
.
Con salir a la calle cada día, ya me he ido de vacaciones (con la mente) y he vuelto. Es barato.
.
Me van llegando postales como dosis. Tal vez, como mascarillas de oxígeno que no me hacen falta en absoluto. Hoy, sin ir más lejos, recibí una de las de verdad de mi amigo Carlos, de La Paz. La postal -contaba con ello- era del Machu Pichu. No soy adivino, pero lo tenían tan a mano... Están un poco hartos de turistas... la gota del mar un poco harta del mar. Me imagino aquellos caminos del inca como el metro en hora punta... allá arriba... tan alto...
.
(Me lo dice ya él... no fuera a pensar yo en un paraíso)
.
Hoy estuve todo el día leyendo en mi habitación, que es donde se sueña mejor si uno no está acunado por las olas a la orilla del mar. Sé que no hago daño a nadie por embestir molinos agazapado tras los cristales. Ya el aire acondicionado -como la libertad- se cobrará factura.
.
De algo hay que morir, pero esta vez no será de estrés.
.
Y desde luego, me alegro que agosto no se acabe.

Codorníu.
.

21 comentarios:

-Pato- dijo...

Ayyyyyyy Pepe ni leí este post (ahora lo leo) pero antes quiero aclarar que nooooo, no me opereeee el cuoreeeeee, era ficción!!!!!!

(algo hice mal :(

LO aclaré por ahí, en respuesta a un comentario de Ybris, ayyyyyyy queee miedoooo!!!

ajajjaja!!

Besos, ahora leo y vuelvo!

-Pato- dijo...

Las mejores vacaciones Pepe, en casa y con la ciudad deshabitada.

Me pasa lo mismo con Buenos Aires en vacaciones de verano (invierno está llena de turistas) y a pesar del calor es cuando mas se puede disfrutar de ella.

Que sigas disfrutando agosto :)

Besos.

alfaro dijo...

Es fantástico este ir y venir, y cruzar semáforos, y ver la ciudad vacía...
Es hermosa una ciudad fantasma, toda para ti: el rey del mambo, pepe, qué más quieres, dios, no puedo imaginarme nada mejor... y los otros rodeados de mogollón de gente,
si pudiera enviarte un poco de brisa marina...y de música de mar..., aunque el paisaje..., no hay hora sin paseantes, di tú que yo me abstraigo y ni los veo, solo miro el mar.

Un beso.

FLACA dijo...

Tantas veces me he quedado sin vacaciones que puedo comprenderte perfectamente. No es por consolarte, pero por lo menos podés tener "postales imaginadas".
Igual, no sé por qué me voy de aquí con un sentimiento de desolación.

morisot (Pilar Álamo) dijo...

"Abierto sin vacaciones" deberíamos poner en la puerta.
Y aquí seguimos a diario cumpliendo con los deberes y pronto preparándonos para comenzar el colegio.
Aunque reconozco que se siente un vacío sin los amigos de siempre. Por suerte tenemos a nuestros compañeros blogueros que nos hacen pasar buenos momentos.
...Actualizando, leyendo amigos, encontrando otros nuevos, y sobretodo; aprendiendo cada día algo nuevo.
Gracias por mantener esa relación con tus comentarios y buen día, buen amigo

Ricard dijo...

Me gusta tu blog. Felicidades.

Codorníu dijo...

PATO:

En algún momento del relato me perdí como en los cuentos. Me alegro del error. Las operaciones de corazón ponen en guardia a los amigos, hasta cuando se usan como metáfora, jeje...

Me parece divertidísima esta vida de balancín que tenemos los amigos que nos carteamos desde distintos hemisferios, siempre existiendo a contrapié.

Así que, si me pierdo con lo del corazón, ya ni te cuento con eso del verano-invierno que me has comentado más arriba.

Acabaré por admitir lo que nos decían de pequeños: que hay sitios en el mundo que andan cabeza abajo.

¿A ver si vais a ser vosotros?

Codorníu dijo...

ALFARO:

Bendito abstraerse del que me hablas. Aquí las descargas de endorfinas que conducen de cabeza al ensimismamiento son "rara avis" traída por la flecha certera de una canción, una película, o vete tú a saber qué...

A la vera del mar todo es mucho más fácil.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

..."Demasiado geografía dentro de mí" me gusta leerte en el reposo del campo donde sólo pasa el viento rozádome los recuerdos... Escribe todos los días, anda. me gusta perderme e esos rnglones tan llenos de desamparo.
dentro de un rato me iré a la piscina y me tumbaré a mirar el cielo, las nubes pasean haciendo sombras sobre la memoria.

Codorníu dijo...

FLACA:

Tranquila, hermana (expresión muy en boca de cubanos): nunca había pasado por esta experiencia.

Se dice que todo lo que no mata, engorda. Hay cosas que tienen que ser así, porque no pueden ser de otra manera en este momento.

Para reparar el sentimiento de desolación es imprescindible convertir la soledad en un estado de bienestar de la persona.

Por ahí pasa todo.

Un beso (sigue haciendo fresquito)

Codorníu dijo...

MORISOT:

Muchas gracias, amiga. Lo mismo te digo. Aunque lo de aprender es más cierto en tu blog.

Es verdad que descubrimos el valor de estas amistades virtuales en el justo momento.

Cuando toca, como se dice ahora.

Un beso, Pilar.

Codorníu dijo...

RICARD:

Agradezco tu comentario. Bienvenido.

Un saludo.

Codorníu dijo...

Mª ÁNGELES C.

Ten cuidado con las nubes que dejan una zona menos morena que otra. A ver si vas a regresar de vacaciones a la moda Op Art, con la piel del cuerpo y del alma cuadriculada, y con gran presencia de contrastes blanco y negro en la memoria.

No te lo aconsejo. Mira como quedó la Twiggy, una de las más famosas exponentes del Op Art en el vestir.

Es broma.

Besos (me voy a comprar al híper)

mangeles dijo...

¡Que bonito Pepe¡...yo ayer disfruté de un ratito de día de verano precioso...¡LLOVIÓ Y OLÍA A TIERRA MOJADA¡ (supongo que desde el Retiro y el Botánico), y andamos un ratito bajo la lluvia...¡Y VIMOS EL ARCO IRIS EN MADRID¡

Luego nos acercamos a Lavapies, que están en fiestas de San Cayetano, ya sabes...y ufff...como olía a aceitote de barraca...conseguimos alejarnos lo suficiente de las casetas para disfrutar de una copa en una terracita de la Calle Lavapies, con un toldo con colores del arco iris.

En fin...yo con la añoranza que tengo de mar, vacaciones, lugares y paises, tendré que venir por aquí para animarme.

Un beso

mangeles dijo...

Ahhh Pepe...hago colección de sellos, así que si no te sirven....guardamelos...ehhh

Más besos

Codorníu dijo...

MANGELES:

Qué suerte, tener el Retiro y el Botánico tan cerca. Desde aquí me llega el olor de esa tierra mojada.

Yo salí por la noche, cuando de nuevo comenzaron los goterones a pintar de lunares las aceras.

Sali a buscar a Chumpéter, que es de esos que van solos por medio de la calle empapándose bajo una lluvia torrencial.

Te guardaré los sellos. Los reales y los imaginados.

Un beso.

marisa dijo...

Ay este largo agosto...parece no acabar en su pereza.Pero como dice el payador estamos donde queremos estar aunque a veces no lo sabemos. Así es el hombre, siempre pasa de largo y se da cuenta cuando vuelve la cabeza y todo se hace sal.Un beso queridísimo amigo

marisa dijo...

Ay este largo agosto...parece no acabar en su pereza.Pero como dice el payador estamos donde queremos estar aunque a veces no lo sabemos. Así es el hombre, siempre pasa de largo y se da cuenta cuando vuelve la cabeza y todo se hace sal.Un beso queridísimo amigo

calma dijo...

Sabes qué es peor que eso Pepe? poder coger vacaciones y no tener ninguna gana, como me sucede a mi.
Espero que septiembre me de un impulso hacia otros lugares, ahora mismo sólo tengo ganas de silencio.
¿Encontraste a chumpeter?...
Un beso amigo y gracias a Mangeles por sus letras ayer, y a ti, por supuesto. Mañana veremos.

(Qué tal sigue tu hijo? ¿y tú padre?, me imagino que el calor le chafara un poquito a su edad ¿no?, aunque vete a saber... como es de los resistentes :)

Codorníu dijo...

MARISA:

Hasta en la Biblia se volvía la cabeza. Magnífico el poema de Alberti. Habla de lo mismo, supongo que por eso lo pusiste.

Un besito.

Codorníu dijo...

CALMA:

Chumpéter se torna inexcrutable cuando quiere. Sabes que estamos de guardia 24 horas. El próximo verano, lo hará otro/a. Mi padre, agotadito. El calor no es la causa, son los años.

Septiembre es buen mes, la vendimia siempre fue como la molienda, un tiempo de encuentros. Mantén el genio, que la figura ya la tienes.

Besos y salú.
Co-dor-níuuu...