11 de agosto de 2009

.
Se supone que los padres estamos para guiar a los hijos: "No hagas daño a nadie, se buena persona; siempre que puedas, ayuda a los demás; aprende inglés e informática; si te pegan, defiéndete, etc. etc."

Cuando yo era pequeño, el día que tuvimos que elegir idioma el asunto me pilló como en todas: mirando al mar azul que se abría como dos alas inmensas que le salían al faro del acantilado… Ya casi ni recuerdo quién estaba a mi lado ese día. Los pupitres eran de a dos; un chico, seguro que era.

Nos dijeron así, de sopetón: O francés o inglés. El noventa por ciento fuimos a francés siguiendo la linde. Sólo los listos (entre comillas) escogieron inglés.

Con esto no quiero decir que me arrepienta de haber hecho francés. Siempre me pareció con diferencia mucho más dulce y sensual para el amor. Además, gracias a ese día hubo y hay una larga lista de satisfacciones en mi haber que me explican como individuo: Brassens, Leo Ferré, Jacques Brel, Moustakí… los impresionistas, los existencialistas, el Sesenta y ocho… Vamos, que yo no sería quien soy… ni sabría que el
bidet venía de un caballito… ni que chandail significaba un jersey utilizado por los vendedores de verdura.

Por otra parte, sin tener ni pajolera idea de la lengua de Francis Drake, he vivido y vivo bien; no me falta lo necesario, y siempre tuve trabajo y corazón, cosas que ahora constituyen casi un milagro.

Abrevio para no cansar: los hijos de los “listos” de hace cincuenta o sesenta años están ahora estudiando chino. Sí, sí: chino. Quien no me crea tiene la posibilidad de tirar del hilo y pensar porqué un idioma como el inglés –sin más defensa posible que la meramente filológica– se ha convertido en el “esperanto” del planeta.

Pues el chino, el idioma, por la misma razón hará el mismo camino. Ya lo está haciendo...

En Bolsa se dice: “
Compra cuando todo el mundo venda, vende cuando todo el mundo compre”. Una lástima que no vivamos cincuenta años más para recoger el dinero de las apuestas.
.
Pepe.
.

27 comentarios:

Lena dijo...

Sí, Pepe querido.

El cole del Pez ya lo ofrece como opción.

Creo que el aprendizaje de cualquier idioma siempre es una ganancia.

Muero por hablar muchos idiomas...

Me frustra entender una lengua y ser incapaz de hablarla.

Me pasa con el catalán, con el portugués, con el gallego...entiendo todo como si fuera mi lengua materna pero soy incapaz de hablar.

El caso del chino es muy interesante porque su aprendizaje implica aprender no sólo una lengua sino una forma diferente de pensar el habla.

Creo que es listo todo aquel que esté abierto a aprender a comunicarse...

Un beso muy pero muy grande, Ladrón de alientos!

mangeles dijo...

Ta claro Pepe..el chi, no


Aunque yo sigo pegándome con el inglés....es que estoy enamorada de Hugh Grant...que le vamos a hacer....

Besos...

Precioso escrito amigo

calma dijo...

Toda la razón Pepe, el chino es el idioma del futuro, pero no seré yo la que se apunte al carro, en primero de carrera (filología hispánica) tenía que elegir entre el latín, griego, árabe o hebreo, elegí el árabe... fue muy interesante y como todos partíamos de cero, las fuerzas estaban igualadas, pero... tela marinera, no me presenté en junio y en septiembre aprobé, es uno de los aprobados que nunca olvidaré, porque era la única de toda la lista.
Por lo demás, estoy contigo, como el francés no hay nada o por lo menos para mi es la lengua que más bello suena y canta, aunque todas y cada una de ellas tienen algo especial. Todo es lenguje, los signos son lengua que nos habla sin voz, el lenguaje de los signos, un semáforo te para o te pone en movimiento, todos los letreros, todos las señales te están hablando, todo es lenguaje.
Y en catalán te envío molts petons.

FLACA dijo...

Yo siempre nadando contra la corriente. No aguanto el inglés. Ya del chino ni opino. A mí me gusta el portugués, el italiano, el francés.
No sé nada de francés, aunque hace no mucho tiempo había empezado a tomar clases, pero tuve que dejar.No me daba el tiempo para todo.
Me ha preocupado de que mis hijos aprendieran Inglés. Mi hija, además, está muy avanzada con el francés. Lo del chino no se me había ocurrido. Tenés razón,Pepe. Habrá que empezar a considerarlo.

alfaro dijo...

A mí me gustan toda las palabras, todas, los dibujitos de esas palabras, tengo un boli, de recuerdo, escrito con carácteres japoneses y lo que daría por saber qué dice.
Mi hijo tiene una amiga china y a veces le digo dime algo en chino y me encanta cómo suena, con oclusivas y laterales, sonidos próximos a los nuestros,...
Seguro que lo pronunciaremos mejor que el inglés.
Un beso.

Codorníu dijo...

LENA:

Gracias por apuntalar mis argumentos. El hecho de que ya lo estén ofertando en el cole de tu hijo no es nuevo. Es tan sólo un fenómeno imparable. Los que están rompiéndose la testa con el inglés pierden el tiempo. O aprenden chino o se quedarán para vestir santos.

Un beso, amiga.

Codorníu dijo...

MANGELES:

Que estés enamorada de Hugh Grant... permíteme, pero es una excusa floja.

Aquí, esto del amor no se mezcla.

Me parece que hay chinos de infarto sin tener que echar mano de Jolivud

Un beso y tres delicias.

Codorníu dijo...

CALMA:

No seré yo quien denoste el catalán. El idioma del Mediterráneo me subyugó desde el primer momento, hace ya tantos años... También sabe mecerme el portugués, idioma hermano, hijo del Atlántico que me vio salir a la luz.

Pero el inglés... brrr... es que no, que no...

Besos, amiga.

Codorníu dijo...

FLACA:

Ay, amiga; ya venían jodiendo (perdón) con el dichoso barrilito de petróleo y las hamburguesas; pero fue con eso de Haloween que nos dieron la puntilla como a los toros. Ya sabés de qué hablo.

Ni el dólar fue otra cosa que un dolor para la Humanidad; ni sus productos, fueron trigo limpio; ni su idioma llegó a sonar melodioso y cercano jamás.

¿Qué te voy a contar que tú no sepas?

Hazme caso: chino gallego. Ése es el futuro.

Un beso, hermana.

Codorníu dijo...

ALFARO:

También a mí me gustan todos los sonidos, y coloco la comunicación y los corazones por encima de todo. Pero, salvado esto, no me digas tú a mí que no hay distancia entre su cultura (ampliamente entendida) y la nuestra.

Si es que hasta los chinos me parecen más de aquí que sus jodíos Mcdonalls.

¿O no?

Besos, El Gaitero.

karina dijo...

Jajajajaja, me hiciste reír, más allá de que todo lo que decis es verdad.
Me quedo pensando en las cosas que hice a contramano.
Más allá del chino, el francés o el inglés, me pesa más lo de la contramano y amo los idiomas, las diferencias, desde siempre, por vocación creo yo.

Besos Pepe!

Arami dijo...

Cuando chica era la oveja negra de la familia, dije NOU no no al inglés.
Cuando grande, siguiendo a mi propio rebaño decidí montarme en nubes de alemán y a la dureza de mi maestro, que hablaba sólo para él, me salió decirle NEIN.
Aún me tienta el francés y alguna vez le diré SI si si...
Mientras, navego con el español, y con el guarani. Al portugues lo traigo por vecino, y en las últimas semanas, sólo por llevarle la contraria a Berlusconi me estoy llevando con el italiano a pura risa.
:D

Pero con el chino... aunque sea oveja negra por naturaleza, y el chino dibujitos... no creo poder sentirlo y hacerlo como mio.

Abrazotes.
;)

Codorníu dijo...

KARINA:

Bueno, lo de la contramano es para echar unas risas. Precisamente, a mí también me parece que la diferencia es una riqueza de la Humanidad.

Un beso.

Codorníu dijo...

ARAMI:

Tal vez los dibujitos de los chinos sean más divertidos de lo que nos imaginamos. Además, como dice Lena, es una forma diferente de pensar el habla.

Un saludo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

en mi época era muy fino hablar francés; mis padres trabajaron como mulas para que su hija fuera a un bilingüe francés... y lo del chino me pilla mayor; estoy aprendendo catalán, lo imprescindible para que los clientes que aman su idoma no se enfaden conmigo cuando suelto dlcemete "Sólo hablo español"
Por cirto ntérate cómo se dice jamón y paté en chino

Codorníu dijo...

Mª ÁNGELES C.

Se empieza por lo imprescindible y no se sabe a donde le lleva a uno/a la corriente. El catalán, en un momento histórico concreto fue la lengua del Mediterráneo. Yo creo que los temas de Lluís Llach y Mª del Mar Bonet no encontraron mejor modo de expresión para decir lo que querían decir.

Otra dulzura es el portugués; para mí, un idioma de confitería. En la voz de Cesárea Évora o Mª Bethania se utilizaron todas las mieles del planeta.

Qué difícil me lo pones. El Babel fish se niega. Pero tengo un arma secreta: el chino de enfrente de mi casa. Cuando baje, le pregunto.

Un beso.

Codorníu dijo...

El chino mandarín estándar, basado en el dialecto de Pekín, es la forma estandarizada del chino hablado. Esta lengua es el idioma oficial y la que pilotará la normalización de los demás dialectos.

El chino mandarín tiene una gramática mucho menos compleja que la del inglés o la del español, puesto que no tiene cambios de género ni de número. Asimismo, el verbo tampoco sufre modificaciones de casos ni de tiempos gramaticales.

Vamos, que es súpersencillo.

¿Quién se apunta?

mangeles dijo...

Y se puede saber para que quiere uno hablar idiomas? pues para comunicarse con gente...yo hasta que no me enamore de un chino no pienso estudiar chino, te pongas como te pongas PEPE.

A mí con el castellano me llega para comunicarme con unos ...1.000 millones de personas en el mundo...y con mi inglés de andar por casa, con otros 3.000 millones más...

El resto tendrá que pasar sin mí.

Bi muxu

Codorníu dijo...

MANGELES:

Si es que me lo pones a huevo, jeje..

Voy a mandarte al chino de abajo. Es simpático, guapo, joven, fuerte, sabio...

No creo que te interese dejar pasar esta oportunidad. Vete comprando el diccionario.

Wěn bié (despedirse con un beso)

morisot (Pilar Álamo) dijo...

A mí lo que me encantaría aprender es el portugués y también el italiano, creo que serían los más asequibles para mí.
Yo también estudié en el bachillerato. francés y mi profesora nos hizo leer mucho y, lo mejor, nos ayudó a descubrir el Impresionismo porque nos obligaba a comentar los cuadros en francés (en 6º de bachillerato, que soy antigua y de letras).
Si pudiera recordar mis comentarios....
Un abrazo sincero, amigo codorniu.

Codorníu dijo...

MORISOT:

¡Qué bueno: comentar los cuadros en francés! Humm... me imagino y se me queda la boca abierta, jeje...

Hay que ver lo que marcan algunos profes. Buen tema. Quizá algún día deberíamos traer esos recuerdos.

Un beso, Pilar.

mangeles dijo...

jijiiji, deja,deja,,,que una podría ser abuela,...ejejje

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Por cierto, mi profesora se llamaba Maribel, nunca la voy a olvidar,me enseñó una forma de trabajar donde el tesón y la constancia son los elementos clave y no importa el éxito... pero sí importa la satisfacción.
Y, con tu permiso,aprovecho tu casa para dejar un recuerdo,como si fuera un homenaje a nuestros "profes".
Un abrazo, amigo.

Codorníu dijo...

MANGELES:

¿Es que tú no has visto "El imperio de la pasión", de Nagisa Oshima?

Mira que ponerle puertas al campo...

Codorníu dijo...

MORISOT:

Me sumo a las dos cosas, a los principios y al homenaje.

Besos.

-Pato- dijo...

Primero leí el post de arriba y luego este, ahota entiendo de dónde viene El Chino :)

Yo estudié en el colegio francés e inglés, de los dos entiendo algo y no hablo nada.
Yo elegí estudiar música, me parecía la manera mas amplia para comunicarme con el otro y lo sigo pensando, pero claro la economía me importaba nada, ja!

Ahora mi hija menor (16) quiere estudiar chino, ha de ser por esto que vos decís del mercado?
Pobrecita, ni sé si le interesa, pero todo lo que quiere estudiar es cine y los grandes, los adultos, los jóvenes viejos, le dicen con eso te vas a morir de hambre.
Tal vez tengan razón, pero a mi me parte de pena que los chicos tengan que estudiar pensando no con los sentidos, sino con el estómago :(

Besos Pepe.

Codorníu dijo...

PATO:

Lo leí tarde, como vos.

Comparto contigo la pena de encarrilar a los críos hacia un mundo de recibos e hipotecas.

Ojalá nos desoigan. Es la única esperanza.

Un beso, amiga.