13 de agosto de 2009

.
Cuando dejó de soplar el viento (perdón: Cuando me enteré que había dejado de soplar), el futuro no tardó en tragarse todo. Maldita calma chicha.

Hasta entonces, hinchaba los “siempres” de mi vida surcando mares sobre un charco, un pilón o un estanque. Mi ombligo dio refugio a las pocas tablas de aquella escuadra invencible que mandé un día para luchar contra las circunstancias naturales.

En una de esas playas (qué más da) arribó un mundo de vaivenes. Milagrosamente, hallé uno que abría para fuera. Lo demás, sólo marcas de labios, sin fregar, abandonadas en la arena; sacadas del mar (una y otra vez, por la misma ola) a pocos metros de la orilla.

Marcas, al mismo tiempo borradas e imborrables.

Como Pessoa, finjo que escribo, finjo fechas, finjo. Todos los veranos emulsiono verbos en una piel a la que siempre llego después que el sol.

Este agosto me propuse deshacerlo al revés. De esta forma me he saltado los renglones peores.
.
No hay desolación o desamparo que resista el ritmo de una bossa.

Codorníu.
.
.

17 comentarios:

marisa dijo...

¡Qué maravilla! No sé qué me ha gustado más si la música a tus palabras, fluyendo, envolviéndome.Agosto es lento y nos rendimos a su laxitud y su pereza, pero aquí, en tu casa, siempre se para el tiempo y no hay meses, ni días, solo palabras...besos

Codorníu dijo...

MARISA:

Querida amiga, nos han dejado solos como las farmacias de guardia con su lucecita nocturna.

Nosotros, a falta de cruz verde, le ponemos esas bombillitas de colores que cuelgan por los prados en los veranos del Cantábrico.

Como besos.

Frabisa dijo...

Leo la siguiente frase: "Como Pessoa, finjo que escribo, finjo fechas, finjo. Todos los veranos emulsiono verbos en una piel a la que siempre llego después que el sol."
la vuelvo a leer y pienso que si tienes el don de escribir esas palabras, el arte de colocarlas una detrás de otra, la magia de dotarlas de color, vida e intensidad, tu verano es de los que marcan fechas en el calendario y has de sentirte muy orgulloso de ello.

un beso

Codorníu dijo...

FRABISA:

Gracias por tu comentario. Mi verano se funde, se derrite cabeza abajo como un huevo cascado en la cabeza. Como el de todos, dentro de nada seremos sólo eso: un punto de clara resbalando sobre los hombros de septiembre.

Un beso, amiga.
Disfruta.

mangeles dijo...

¡¡¡Pues menos mal que no corre el aire¡¡¡ PORQUE vamos....de CHINA a CUBA, de CUBA A BOLIVIA, y vuelta a las ESPAÑAS...pues...¡nos estamos mareanndo PEPE¡...para....

Besos al viento

FLACA dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con todos los comentarios aquí vertidos. Y tenés razón: no hay corazón que pueda resistirse a la bossa nova.

alfaro dijo...

Me encanta esta bossa nova...
también me encanta el buen sonido de tu escrito, primero la crema, luego el sol, y para qué borrar...
besos.

Codorníu dijo...

MANGELES:

Anda... pero si yo creía que lo tuyo era bailar y viajar...

En fin, habrá que sacar unas sillas para que se sienten los de la tercera edad, jeje...

Besos.

Codorníu dijo...

FLACA:

Ya ves, aquí, bailando...

Que empiezan las fiestas de La Paloma.

Todo es ponerse.

Besos

Codorníu dijo...

ALFARO:

Es que estamos saliendo de la crisis económica. Tú sabes, ¿no?:

Un pasito p'a lante María, un pasito p'a tras...

¡Agosto!

mangeles dijo...

jijijii

morisot (Pilar Álamo) dijo...

La bossa-nova invita a la armonía.
Nada de desolación ni desamparo, ¿eh?, que no me entere que merodean por aquí.
Y, además, ¿que pasa por saltarse algún renglón?
¡pues nada!
Y... como siempre,aquí estaré, fiel a tus relatos.
Te deseo un buen fin de semana,

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Buenos días su señoría: no te rías, pero se nota que dentro de mí hay sangre caribeña porque aunque ya casi nunca bailo, las caderas se mueven solas... Y aquí nunca pasa nada, el campo se traga el silencio, el tiempo, la soledad. Agosto parece que es eterno en estas tierras tan sobradas de sosería, pero hasta ahí se encuentra la belleza.
Me ha salido un café buenísimo... Ah, ¿te he dicho que me encantan tus letras tan llenas de un seguir declinando hojas? Yo estoy escribiendo una historia de terror que por cierto no es mala, es lo siguiente

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... Por cierto acabo de leer tu respuesta de los chinos. Gracias por la info. En cuanto a su forma de ser, no niego que sean currantes, ya sé que lo son, pero insisto en que no me gusta su caracter: desconfiados, no miran a los ojos, no sonríen... y sé la generación que se fue a alemania, soy forofa de alfredo landa.
kiss de café

Codorníu dijo...

MORISOT:

Como ves, ya estoy preparado para el finde. Con mi limonadita en una mano y mi gorrilla de Ibrahim Ferrer.

Disfruta.

Codorníu dijo...

Mª ÁNGELES C.

Cielos, ¿he leído terror?

Bueeeno. Hay que tocar todos los palillos, según dicen. La verdad es que en ese ambiente en que te mueves parece un contrapunto muy propio, jeje...

Respecto de los chinos, tú dales tiempo y verás.

Y tómate una limonadita el día quince, o dos; que se enteren por ahí que vives en el foro.

Besos, paloma.

ángel dijo...

Gracias por la estética de tu espacio que descubro para escuchar y leer.


Saludos...