14 de agosto de 2009

.
Lo de la patrona real de Madrid es todo un caso de implantación popular. Este fin de semana -que me perdone San Isidro, santo donde los haya, labrador y ejemplo de currante humilde, que también cuenta con una romería muy tradicional, así como un amplio repertorio de milagros (toma aire si estás leyendo en voz alta)- son las fiestas más bonitas de la capital. El ambientazo que hay por las calles de este barrio (no me refiero a conciertos u otras actividades colaterales, que eso es otra cosa) es para vivirlo en pleno mes de agosto donde –a pesar de lo vacía que dicen que se queda la ciudad-, sale gente hasta de debajo de las piedras con su vaso de limonada en ristre, su gorrilla de chulapo (a lo Ibrahim Ferrer) y su clavel rojo en la solapa.

Me estoy refiriendo a las fiestas de La Paloma, que sin ser la patrona oficial de la capital le ha quitado el ambientazo popular a la titular, la Virgen de la Almudena.

La Paloma, patrona (esta vez, sí) de los bomberos, es toda una institución en Madrid. Su culto arranca del siglo XVIII, donde -según la tradición- unos chiquillos habrían cogido de un montón de leña de una tahona próxima a su domicilio el cuadro de una Virgen de la Soledad en el que el anónimo artista tomó como modelo a una monja burgalesa. Al parecer este retablo pasó a ser venerado en un portal de la calle de la Paloma, de dónde vino su nombre.

No me atrevo a hacer un análisis del cuadro. Sé quien lo haría mil veces mejor que yo, de aquí a Lima.

Codorníu.
.

7 comentarios:

mangeles dijo...

Anda mira, que va chulapo el galleguiño ejjeje..mola

Espero poder tomar alguna cervecita, por las Vistillas, y de paso, si hay algún conciertito ...pues genial.

Un beso, Pepe

karina dijo...

Me encantan las fiestas populares Pepe y adhiero a lo de la bossa nova.
Arriba con las cosas que despiertan los sentidos!

Un beso y que la disfrutes, gran foto.

mera dijo...

Me alegro que te siente bien el verano, productor implacable. Un abrazo,

FLACA dijo...

Ya me entró antojo de probar esa limonada.
Nunca había visto tantas mantillas juntas (¿son mantillas,no?).Ni sabía que se colgaban de los balcones.¡Y olé!

Codorníu dijo...

MANGELES:

¿Cómooo? Querrás decir, alguna limonadita...

Yo te aconsejaría que pasaras antes por la calle Calatrava, la calle de La Paloma, etc.

Si es que se puede andar.

KARINA:

Esperemos que me pueda acercar. No las tengo todas conmigo. Por si acaso, yo ya he hecho esta tarde "limonadita" para consumo interno, jeje...

MERA:

Ya ves. El calor que me derrite el cerebro y me da por ponerlo por escrito. Ay, mi Galicia.

FLACURITA:

Son mantillas algo particulares. El traje de chulapa madrileña lleva "mantones de Manila", que así les llaman. También se usan para adormar los balcones.

Mira, te hice una entrada y todo para que puedas probar auténtica limonada de las fiestas de La Paloma.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

buenos días...nunca he estado en Madrid en esas fechas, pero quienes se quedan porque es un mes habitable, sin nada o casi nada de trabajo, dicen que son unas fiestas deliciosas. Además este año nuestro alcalde ha preparado los verans de la villa que daban ganasde quedarse en Madrid.
... Me duele la cabeza, los huesos. Ayer estuve en la verbena del pueblo. Ay, me bebí hasta el agua de los floreros, bailé pasodobles hasta con las sombras de los árboles. Ay es que no se me puede sacar de casa porque soy muy agradecida Ay...
¿Una aspirina que no siente mal al estómago?

Codorníu dijo...

Mª ÁNGELES C.

Pues yo, en la última década, ya no suelo ir. En la penúltima iba según me pillasen las vacaciones. Si estaba en Madrid, iba; si no, no. Sin embargo, en los setenta y los ochenta, yo creo que fiché todos los quinces de agosto.

Lo del agua de los floreros, me conmueve. Tanto "terror", termina por necesitar del olvido.

¡Mujer!, mejor que que una aspirina, tómate una limonadita, hazme caso.

¡Agoss... too!