1 de junio de 2010


.
Otra sociedad, otra conciencia: Sartre reparte panfletos, durante el mayo/68.

El gran secreto, ocultado o ignorado por los grandes medios de información y persuasión, es que el problema de la eurozona no está en la periferia sino en el centro, es decir, en Alemania. Los salarios de este país no han aumentado durante los últimos quince años, consecuencia de las medidas antisindicales de bajos salarios tomadas por los gobiernos de Gerhard Schroeder –incluida la famosa reforma 2010 y de Angela Merkel.

El descenso de las rentas del trabajo en Alemania ha creado un problema mayor de falta de demanda, consecuencia de la falta de crecimiento de la masa salarial. El crecimiento económico alemán se basó entonces, no en el aumento de la demanda doméstica sino en el crecimiento de las exportaciones, con la consecuente acumulación de euros, pues dos terceras partes de las exportaciones fueron a países de la eurozona, que pagan en euros.

La gran pregunta es: ¿Qué ha hecho la banca alemana con tantos euros? Varias cosas. Una de ellas es prestarlos a los países mediterráneos. El flujo de liquidez (dinero de los bancos alemanes a los españoles, por ejemplo) ha sido enorme. Este flujo ayudó a la banca española a establecer el complejo bancario-inmobiliario-industria de la construcción; un complejo altamente especulativo que creó la burbuja inmobiliaria y que fue el motor de la economía española. Otra cosa que hizo la banca alemana fue comprar la deuda externa a intereses elevados en el caso de los países mediterráneos. La mayoría de la deuda de estos países es propiedad de la banca alemana. Y, por si fuera poco, el capital alemán además de lo anterior invirtió directamente en actividades especulativas de tipo inmobiliario en los países periféricos. Parte del destrozo de las costas españolas fue financiado con capital alemán.

Pero todo esto terminó. El colapso de las burbujas inmobiliarias y la crisis de las bancas estadounidense y británica, claramente conectadas con la banca alemana, crearon un gravísimo problema para esta banca. Y ahí está el quid de la cuestión: la gran austeridad (que el establishment europeo está pidiendo) es para asegurarse que la banca alemana no pierda sus beneficios. Como bien dijo el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz: la supuesta ayuda del Fondo Monetario Internacional y de la Unión Europea a los países periféricos es una ayuda a los bancos de Alemania: se presta dinero a los estados periféricos para que puedan pagar a los bancos alemanes. Éste es el gran secreto que los "medios de persuasión" ocultan o ignoran.

Lo que se desea con estos ajustes es que la banca no quede afectada negativamente, pues ha conseguido enormes beneficios a base de crear grandes cantidades de deuda, tanto pública como privada. De ahí que lo que los banqueros alemanes (y el BCE) quieren, por encima de todo, que se les pague, a costa de disminuir el gasto público y los salarios de los países, no sólo periféricos sino centrales, incluyendo su propio país.

Así nos va.

(Resumen del artículo de Vicens Navarro, 31/5/2010, en el diario El Plural)

Perdón por la extensión del texto. Y a la vez, gracias. Muchas gracias. Espero que los que me lean no pertenezcan a la cultura actual del no-esfuerzo. Muchas gracias, de nuevo.

.

.

7 comentarios:

Gregorio Omar Vainberg dijo...

Yo sigo leyendote, aunque siento la falta de tus antiguos personajes,

Un abrazo, desde este otro lado, donde pasa exactamente lo mismo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

buenos días chiquitín. pues me ha encantado leerlo y no me ha parecido extenso; lo bueno se hace breve, ya sabes
buen día mi querido amido, un besito

mera dijo...

Con toda la atención y con toda la devoción.

zambullida dijo...

He recalado en tu blog por casualidad. Me encanta la música y las fotos. La ambientación es perfecta.

FLACA dijo...

Pepe:
Ya sabés cuánto me gusta entrar aquí y encontrarte, aunque a veces hecho de menos (="extraño) un poco de tu maravillosa literatura. Está bien, acepto: en estos tiempos hay que desahogarse, hay que informar, hay que concientizar. Sé que esto va a pasar,"no hay mal que dure cien años".Claro que en esto se nos va la vida.
Un abrazo.

FLACA dijo...

"echo" (de "echar", no de "hacer"), así: sin hache. A veces estoy tarada.

Nunca me gustó volantear en la feria de frutas y verduras. Pero ahora, viendo a Sartre, lo voy a reconsiderar.

calma dijo...

Y es que es así, a parte de la la culpa que tiene el Gobierno, que es mucha, el gran causante de todo lo que está pasando a nivel nacional e internacional es la Banca, ellos responsables de todo, absolutamente de todo.
Buen artículo
Abrazo Pepe querido