13 de junio de 2010


.

Las deudas atenazan cada vez más a las familias españolas. Las cifras hablan por sí solas: el 48% de los españoles afirma tener dificultades para llegar a fin de mes. Además, según las últimas estadísticas, se ejecutan más de 500 embargos al día de media.

Para más inri, según el Observatorio de la Financiación Familiar, si hace dos años el 7% de la población reconocía que había tenido que retrasar el pago de la letra de su hipoteca, ahora este porcentaje se ha triplicado hasta el 37%.

¿La razón? Las familias ya no tienen dinero para hacer frente a los compromisos que adquirieron con las entidades financieras hace años, cuando aún no se había disparado el problema del paro y cuando los bancos y las cajas aún no habían cortado el grifo del crédito. Los expertos lanzan un mensaje de advertencia: los problemas financieros de los hogares no sólo afectan a las clases medias-bajas, ya que las personas con alto poder adquisitivo también han vivido en ocasiones por encima de sus posibilidades.

Los que más están sufriendo esta situación son los hogares que ya tienen a algún miembro en paro. Según los últimos datos del INE y de Afi-Agett, el 10% de los hogares españoles tienen a todos sus miembros activos en paro: en torno al millón de españoles no recibe ya ningún tipo de subsidio o prestación.

Además, los parados que llevan más de un año buscando un empleo –los parados de larga duración– han aumentado en 294.000 en el primer trimestre de 2010 y ya rozan los 1,8 millones de personas. No obstante, cada vez más gente con trabajo tiene serios problemas para hacer frente a sus obligaciones económicas. Según Pedro Javaloyes, portavoz de la Agencia Negociadora, contribuyentes que no deberían tener problemas están viviendo un verdadero calvario.

(Resumen de un artículo de Calixto Rivero en Expansión, 12/6/2010.)

.

8 comentarios:

Anna dijo...

Conozco a más de una familia en esta tesitura...familias que nunca, jamás, hubiesen pensado anteriormente que les iba a faltar ésto o aquello.
Así parece que vamos, sin orden ni control...

FLACA dijo...

En momentos absolutamente similares de mi país, hasta me he sentido una afortunada de contar mes a mes con el mísero sueldo docente.
Lo que dice ese artículo que transcribís parece una descripción de la realidad después de la guerra.

Ahora sigo tu consejo y me voy a visitar a Mángeles.
Un abrazo, querido Pepe.

-Pato- dijo...

Así las cosas.

Se parece a una historia que ya vivimos en mi país, con la sombra permanente de que la seguiremos viviendo por siempre.

Besos.

Ricardo Miñana dijo...

Con esta crisis y este gobierno
caminamos hacia un callejon sin salida, cada vez peor, cada vez mas paro, y sin ninguna solucion.
al final los que trabajamos nos tocara pagar mas impuestos y me parece que para nada porque vamos rectos al mismo punto que llegó Grecia.
feliz semana.

mangeles dijo...

SE ha borrado mi comentario...lo repito...

Dice mi jefe que esto no ha hecho más que empezar y vamos a peor.

Y mi jefe es un hombre inteligente y bien informado.

Besitos.

Sibyla dijo...

Sobrevivimos como podemos...

Tristemente ese es el pan de cada día, en casa estamos tres miembros en el paro.

Simplificar y crear un presupuesto básico para después ceñirte a él forman parte de las claves...

Un abrazo amigo Pepe, me alegro de encontrarte de nuevo, te dije que eras imprescindible...¿Te acuerdas?

:)

calma dijo...

Así es Pepe, y lo que viene es peor, esa es la cruda realidad.
Abrazo, cosa bonita

carmen jiménez dijo...

Te sigo. Sigo toda la información que expones aunque no siempre alcanzo a poder aportar alguna idea más. No soy optimista.
Gracias por estas entradas tuyas siempre tan auténticas.
Abrazos