10 de abril de 2010

Lo mejor de los cuentos es dar con la llave para que el tiempo pasado junto a ellos sea dichoso. Cuando hemos logrado eso, el mundo se vuelve infinitamente más grande; se puebla de sueños, voces, miradas, palabras, emociones…

Seguimos adentrándonos poco a poco en la primavera, y el Día del Libro está cada vez más próximo. Este segundo bloque de títulos reúne una selecta recomendación para niños y niñas a partir de los 8 años. Espero que os sea de utilidad:

Beltrán el erizo, un cuento con encanto de Concha López Narváez, que siempre cautiva a estas edades. Está en Planeta-Oxford. El contador de cuentos, de SAKI, es un título imprescindible por su texto y sus maravillosas ilustraciones. Se encuentra en Ekaré. El secuestro de la bibliotecaria, de Margaret Mahy, es una historia de bandidos, salpicada de ingenioso humor, publicada en el catálogo de Alfaguara. Y para cerrar este primer párrafo de transición, no puede faltar un libro visualmente rompedor: El final del verano, de Stian Hole, todo un lujo de la editorial Kókinos.

Para lectores más consolidados: Rosalinde tiene ideas en la cabeza, de Christine Nöstlinger, en Alfaguara; un texto ideal para soñar y desear en secreto. O Memorias de una gallina, de Concha López Narváez, en Anaya: un clásico de coeducación, que va mucho más allá de una preciosa y tierna historia de animales. Con Madera de piratas, de Alain Surget, en Edelvives, se pasan un montón de buenos ratos a través de disparatadas aventuras. Y para cerrar este grupo intermedio he aquí un broche muy bonito seleccionado entre los Premios White Ravens: Cactus del desierto, de Roberto Aliaga, en Siruela.

El gato al que le gustaba la lluvia, en Siruela, inaugura un tercer puñado de títulos para los lectores más avanzados, dentro de esta edad. Se trata de un libro con unas ilustraciones preciosas y una historia llena de ternura. Su autor es Henning Mankell, y seguro que disfrutaríais sólo con hojearlo. Como os pasaría con el El superzorro, de Roal Dahl, en Alfaguara. Este título siempre es una apuesta segura que se seguirá reeditando cuando vuestros hijos sean abuelos. Algo así pasará con otro número de la misma editorial: El hombrecito vestido de gris y otros cuentos, de Fernando Alonso; ya todo un clásico de la literatura infantil, salpicado de detalles sorprendentes. Más próximo a la vida misma se encuentra en SM una correspondencia que lleva ya bastantes años encantándonos por su tierna relación de amistad: se trata de Querida Susi, querido Paul, de Christine Nostlinger. Y para terminar, únicamente nos queda recomendar sendos regalos para la sensibilidad humana: El maravilloso viaje de Xía Tenzin, de Patxi Zubizarreta, en Edelvives, y Palabras de caramelo, de Gonzalo Moure, en Anaya; dos títulos que sobrevivirán al paso del tiempo.

Codorníu. Literatura infantil a partir de 8 años.

.

8 comentarios:

Lena dijo...

Qué regalo, Sombrerero!

Bibliografía completita para un Pez Fruta!!!!!!!

Me la llevo!

Gracias, Mago!

besitos en 5, 4, 3, 2, 1!

TORO SALVAJE dijo...

Gracias por las recomendaciones.
Cuánto trabajo...

Saludos.

Inuit dijo...

Hola Codorníu,
Yo me pido " El gato al que le gustaba la lluvia" No sé el motivo; que algún ser le guste algo que sabemos que no soporta su especie es como una puerta abierta a los cambios profundos. Aceptar lo diferente, es igual a tolerancia.
Bueno, que hoy hay mucha luz en el exterior, que la primavera está como está, potente, y que es sábado y nada más.
Me gustan las imágenes que pone y que quién sabe de dónde salen ;)
Inuits

mangeles dijo...

El gato al que gustaba la lluvia, que chuli, y de Siruela, una editorial preciosa, jeje...Pues muchas gracias por las recomendaciones, Pepe.

El cuadro, dulce, primaveral y precioso.

Un besote

-Pato- dijo...

Pepe, estoy llevándome el link del blog y el bocadillo (que me encantó) que está al costado de la foto, hoy en el espacio de blogs recomendados, paso la info que has dejado aquí, es mas que sabrosa para los que tenemos hijos, sobrinos, ahijados o el niño propio con ganas de leer cuentos.

Besos.

MartinAngelair dijo...

Aqui, estamos,...

...en los ocho años.






Un beso y feliz noche.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

pues yo que he tenido que leer literatura infantil es de una madurez pasmosa, así que no nos vienen mal estar recomendaciones.
me voy a hacer café... besillos

FLACA dijo...

Es maravilloso lo que hacés con esto de las recomendaciones.
"Querida Susi, querido Paul" se los compré a mis hijos cuando eran pequeños y aún lo conservo. Yo siempre regalo todo lo que pasa un año sin que se use en casa. Pero con aquellos libros que les compraba, no puedo. Es lo único de lo que no puedo deshacerme. Me pregunto para qué los guardo, pero no puedo regalarlos, aunque muchas veces he estado casi a punto. Creo que fantaseo con que algún día vendrán mis nietos y abrirán el mueble y encontrarán ese tesoro guardado allí y les encantará leerlos conmigo. A mis hijos, además de los libros que les compraba, también les leía por las noches los mitos griegos y Macbeth y Don Quijote y Romero y Julieta.
Disfrutábamos mucho. Es algo que echo de menos. Gracias, Pepe.