31 de julio de 2009

.
El festival de cine de terror se celebrará -como es costumbre- en la localidad de Sitges a comienzos del mes de octubre. Para esta edición me gustaría presentar un guión basado en un malestar de Mª Ángeles Cantalapiedra que puede leerse en una entrada suya que lleva por título “Las horas en que no duermo”.
.
Según lo leía esta mañana, y me iba ahogando como si masticase una ristra de chiles cascabel, pensé que sabiendo manejar bien el piano y un poco la cámara, saldría adelante una cinta para ir matando de pena y angustia al espectador más preparado.
.
Véase http://contartecosas.blogspot.com/, lectura recomendada para todo aquel que todavía tenga clavada en el corazón una estaca que le impida ver que el trabajo va mucho más allá de las ocho horas estipuladas. Que por debajo también se dan patadas. Y de las peores...
.
Y es que no hace falta envenenarle a uno de golpe con una dosis letal que termine en instantes. En este clima laboral te traes a diario una cápsula imperceptible, pasada por alto en todos los convenios colectivos (que yo sepa), y ¡plaf!, a casita... a que te ayude la familia, el herbolario, el Insalud, el Zen...

Se trata de veneno, que -en el mejor de los casos- se queda sin computar. Luego, con valeriana o sin ella, te lo tienes que comer tú solo porque no te consuela ni dios. I
ndignante que todo eso no cuente para nada ni se ponga encima de la mesa cuando los agentes sociales se sientan a hablar de horas de trabajo, competitividad, reforma laboral, costes salariales, etc, etc.
.
Todo el mundo sabe de lo que hablo. La flecha ha atravesado la manzana de un disparo certero, y dar en el clavo es parco reconocimiento. Ojalá no sea tarde cuando los trabajadores acertemos a recoger del suelo esta bandera que nunca antes los sindicatos levantaron.
.
Gracias, Mª Ángeles. Nunca debimos dejar de pedalear; aunque fuese cuesta arriba.

Codorníu.

.

13 comentarios:

-Pato- dijo...

Gracias Pepe por recomendarme leer a Mª Ángeles, no sólo es cierto lo que ha dicho, me quedo con la conlcusión a la que ha llegado.
El trabajo es un medio, nunca un fin.

Nunca dejes de pedalear, en todo caso sentate al borde del camino, para tomar un respiro y seguir :)

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Pues si.
Ya le comenté en su blog lo que pienso.
El trabajo se vuelve a acercar a las condiciones de la esclavitud.
Tanta gente ha muerto para llegar a ésto....
Que sinvergüenzas.

Saludos.

mangeles dijo...

Estoy con Toro...lo veo todos los días, ...lo he sentido...Y ¡no es cierto que el trabajo sea un fin¡¡el trabajo es un medio¡¡ un medio de vida, una actividad estupenda, un mundo de desarrollo personal y una forma de dar...de dar parte de nosotros a una causa común ....PERO NO....ahora no quieren eso...quieren lo que dice TORO, ...EXCLAVOS...

No quieren que disfrutemos trabajando. No quieren que seamos personas activas, dispuestas a participar en una sociedad activa...

¡ME GUSTA TRABAJAR...Y PIENSO SEGUIR DISFRUTANDO DE MI TRABAJO...a pesar de los pesares, y a pesar de jefes, jefecillos, y jefeluecos....

Besos Pepe

mera dijo...

A pesar del contrato cibernético vitalicio que Dislates Mera tiene contigo, cuyo artículo 1º reza: Cada uno se incorpora y se despide según le venga en gana.
El comité de sabios inocentes te ha nombrado Asesor Perpetuo, es por ello que sigo, devoto y atento tus consejos. Un abrazo.

Isabel dijo...

Hace tiempo que los sindicatos solo portan la bandera del patrón.
Un beso

calma dijo...

En mi trabajo los sindicatos nunca se pondrán en contra de la mano que les da de comer, batalla perdida siempre.
Leo tu entrada anterior, que aún no he leído. Espero que tu hijo vaya mejorando.
Un beso

FLACA dijo...

Mañana, si puedo, voy a ir a leer a Ma.Ángeles. Hace días que no tengo tiempo para nada. Sólo te digo que me tocó lo que escribiste.Me sentí retratada en estos párrafos.Pienso que qué caridad para expresar lo que nos pasa.

La foto me reimpresionó, expresión de moda para decir que me impactó mucho."Manos que trbajan"...y qué manos. No sé por qué me recordaron a un capítulo -"Las manos",creo- de la novela de Azorín, "Salvadora de Olbena". ¿Estas manos serán expresionistas?...
Un abrazo. Y hasta mañana o pasado, cuando haya leído a tu amiga y pueda volver.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Buenos días con café expresivo (le he hecho tan fuerte que lo estoy tomando con cuchillo y tenedor, jajaja)
Muchas gracias por esta entrada que me toca de lleno. Segun te leía he recordado a uno de mis primeros jefes; era mujer. A aquel chiringo en el que estuve casi nueve meses le debo mucho. Ya lo contaé algún día. Descubrí que la mujer de dia regentaba un chiringuito de venta telefónica y por la noche era madame. Lo descubrimos cuando celebró su cumpleaños y nos invitó a una fiestuqui n el chiringuito nocturno... muy tomate.
Un besazo muy grande y agradecido

Lena dijo...

Nadie ayuda a nadie.

(En castizo, ni herbolarios, ni leches...)

Felicidades a María de los Angeles!

Un abrazo para ella, otro para ti!

Y besoss siempre, para missombrerero, mi ladrón de alientos, mi amigo, mi Pepe...

Codorníu dijo...

PATO:

Ciertamente. Eso debería ser. Pero no creo que haya mucha gente ya que lo pueda sostener en la práctica. La "mala baba" que nos llevamos a casa puede lograr de hecho que no quede tiempo real ni para bien dormir.

TORO:

Pues, sí. Totalmente de acuerdo: "¡Qué sinvergüenzas!"

MANGELES:

Este diseño endiablado que nos impide disfrutar cien por cien de nuestro tiempo de descanso es obra de alguien. En la escala cromática de culpables yo tengo en el pódium a ese monstruo que nos clava la estaca en el corazón, y que ahora le dicen "los mercados". Ése, el primero.

MERA:

¿Cómo tú, o farero y navegante, me vas a nombrar a mí "asesor"? Más bien será al revés ¿Ou non?

ISABEL Y CALMA:

A mi modo de ver, y cómo decía más arriba, si hacemos un ranking con los responsables de estos horrores, no me salen los sindicatos como el primero que cruza la línea de meta.

Es como meterse con el controlador de la ORA que te pone la multa. Es humano dirigir la rabia hacia él, pero no es el causante del diseño que nos está "robando el mes de abril".

FLACA:

Las manos pueden ser palomas o pueden ser garras. A mí también me impresionan las manos trabajadoras. Qué lástima que se haya perdido el concepto aquél que colocaba capital y trabajo en el mismo nivel de méritos a la hora de recibir el pago por el esfuerzo.

¿Y ahora qué?

Mª ÁNGELES:

La lucidez fue tuya, nada de gracias. Lo que me extraña es que se considere normal que todos esos marrones entren "aparte". ¿Qué pasa, qué hasta ahora no se dio cuenta nadie de esos imputs? Me estoy acordando de los mineros asturleoneses cuando consiguieron meter en sus reivindicaciones las enfermedades (silicosis, etc) como un factor más a tener en cuenta.

Hoy sería impensable.

LENA, LENITA:

Tú siempre paseando por el cielo. Magnífico tu relato, Maga.

Me quito el sombrero, jeje...

mangeles dijo...

Nooo...si yo me referia, a que nos IMPIDEN DISFRUTAR DE NUESTRO TIEMPO DE TRABAJO...yo de mi tiempo de descanso disfruto de miedo jejeje....lo que no me dejan es disfrutar y estar en el trabajo...que a mí trabajar no me parece, y nunca me ha parecido, un castigo...

¡¡ESTAS ESPESO PEPE,...NO ME ENTIENDES...ME SIENTO INCOMPRENDIDA COMO CALIMERO¡¡¡

Pd. Hoy he encontrado 2 pelis cubanas...Las 12 Sillas e Historias de la Revolución...ambas de Tomas G. Alea...suenan a "régimen" jeje...pero ya te contaré cuando las vea.

Un besazo

Codorníu dijo...

MANGELES:

Pero (balbuceando), ¿aún estás por aquí?

Y yo que creía que habías salido de estampida pisoteando y empujando, jeje...

Perdona por la malinterpretación. Ya veo que a ti no te pasa como a M.A.C. y defiendes a muerte tu espacio privado.

Sin embargo, habrás oído que otros (no sé decirte si somos mayoría) nos traemos para casa "historias para no dormir", de rebote del mundo del trabajo. Imagínate el calvario...

Ah, y sí. Gutiérrez Alea siempre estuvo dentro del lado de la revolución. Y aunque su actitud no dejó nunca de ser muy crítica, tuvo la dignidad de hacerlo desde dentro porque amó mucho a su pueblo.

Un beso por pasos, que ya veo que sales de vacaciones a cámara lenta, jeje...

Codorníu.

mangeles dijo...

Pepe, ¡y adonde voy a ir¡...si mi padre apenas ni anda...este verano toca Madrid. A ver si mejora un poquito y puedo salir aunque sea un sábado y domingo....cerquita...uff

Y en el trabajo ya sabes...darlo todo, dejarse la piel, las horas de trabajo...para cuando luego suena el silbato de salida de la fábrica...olvidarse por completo hasta el día siguiente.

besitos amigo.