8 de julio de 2009

El balcón tiene ese color gris pena de la madera muerta, reseca y carcomida. Hace tiempo que los nudos de las tablas dejaron su lugar a unos ojos vacíos y asimétricos para goce del viento. Así son también las frases que utiliza el tipo que esta noche se ha sentado en la silla que gime al contacto con el peso. El primer saludo, No te prometo nada, ha logrado engañar al vidrioso portero del córtex. Un pensamiento de incredulidad, veloz como un relámpago, le cruza por la frente, como si no reconociera sus propias palabras. Mira a un lado y a otro. Eso mismo haría cualquiera: desconfiar. A la espera de nada, más bien todo lo teme de esa cita previa que se ha dado a sí mismo. Prefiere creer que las personas como él sólo existen en las novelas. Sería un alivio. En definitiva, piensa, ninguno vamos sobrados para darle seguridades a nadie.
.
Ha traído de la cocina un abrelatas oxidado, lo único que no tiró cuando acabó la mili. Con él abrirá su cabeza como si fuera un bote de conservas. Al pie de la noche inmensa, irá vertiendo el contenido pestilente (rectifico: hay de todo) de sus aguas remansadas para que se lo trague la madera sedienta. Necesita de verdad hacer borrón y cuenta nueva con todo lo que hay dentro. Si no quieres (vuelve a decirle a su invisible compañera, la noche), es mejor que no me sigas en esto. Tal vez no sea caldo lo que hallemos, e igual te me desmayas. Al final, de una forma o de otra, siempre encontramos decepciones.
.
Codorníu.
.

18 comentarios:

alfaro dijo...

Me ha encantado eso de abrise la cabeza con un abrelatas oxidado, y a caer todo lo que haya dentro...,
estoy segura de que en las cabezas no hay aguas pestilentes...,
decepciones seguro que sí...
Un beso.

FLACA dijo...

Queridísimo Pepe:APLAUSOS.

Además de
todo, no sé de dónde sacás las fotos, pero son impresionantes.
Mi admiración irrestricta.

No es de burra, sino de uruguaya: no sé lo qué es el córtex y no lo encontré en el diccionario.

Eso de abrirse la cabeza con un abrelatas oxidado me dio dentera y escalofríos,yo prefiero que se me abra la cabeza con las palabras y la sabiduría de los amigos.

Un abrazo. Y ya te dije, hierba mala nunca muere.
Gracias,amigo.La gripe A anda rondando por el Uruguay pero no me llega.

Lena dijo...

Pobre madera gris pena....

La noche no lo deja, no lo abandona...la noche es tan fuerte que aguanta todo...

Incluso el abrelatas oxidado.

Besos, Ladrón de Alientos, en 5, 4, 3, 2, 1...

(Me dieron ganas de acariciar esa madera, de consolarla...)

TORO SALVAJE dijo...

Es posible hacer borrón y cuenta nueva?

En teoría si, pero me temo que la memoria es tozuda y combativa.

No es tan fácil verdad?

Saludos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... bUENOS DÍAS CON CAFÉ... "Gris pena" ¿de dónde sacas estas expresiones tan hondas? Tu entrada me ha recordado una burrada a David martín, el protagonista del Juego del ángel.
He deambulado de un renglón a otro gonzando de cada palabra. Ayer tarde, por fin, descubrí lo que me atraía de un escritor y rechazba otro: es la magia de sus palabras espesas, repletas deluz, de pensamiento, diciendo más de lo que sus letras muestran, y también descubrí que muy pocos poseen ese don.
La foto quehas puesto, es el colofón.
Buen día, cuore

marisa dijo...

Qué maravilla...como flaca te reitero mi admiración por el texto y su imagen(es increíble y parece nacer con el propio texto a medida que lo vas leyendo9Ay las decepciones, siempre presentes y a veces incluso necesarias.Besos

mangeles dijo...

Yo voy a leerlo otra vez, jue...a ver si leo, más de lo que siento, cuanto te leo. Creo que el oKupa que tengo en mi cabeza te entiende bien, porque siempre me hace sentir algo especial al leerte (pena,tristeza, desesperación, alegría, amor...); pero la Mari es más burra que el okupa y tardo más en comprender que "oño dices".

Voy y vuelvo...


besin

mangeles dijo...

¿Nos has relatado un intento de suicidio?

¿ O es una metáfora de la necesidad de resurgir de las cenizas, de reinventarse para salir de la penalidad?

Lo siento, ...ya sabes que no se me dá muy bien esto...jejej

Besos

Pd. a mí la foto también me encanta, esta mañana intenté leerte, pero no me dió tiempo, aunque sí a disfrutar un ratillo de la foto y la música.

Y lo del gris pena de la madera, es de "Nobel", o casi mejor de "Cervantes".

mangeles dijo...

Ah...y a partir de ahora, cuando vaya a describir una de esas puertas de balcones viejos de por ejemplo el centro de Madrid, lo´diré así: "esas balconadas gris pena de madera"...nada puede expresarlo mejor.

-Pato- dijo...

La tristeza de la noche que vemos en el gris de la madera, sentados mirando el suelo, persiquiendo la veta deslucida, como uno mismo. Como la desilusión, como esa cabeza abierta dejando sangrar ese pantano interno.

Genial Pepe, qué manera de escribir tan, pero tan buena!

Besos.

Isabel dijo...

Estoy con la misma duda que la Flaca, ¿de dónde sacas las fotos?, son buenísimas, como tus relatos. Un beso

Codorníu dijo...

MANGELES:

No quise transmitir para nada un intento de suicidio.

mangeles dijo...

Ya veo, Pepe. Pero me resulta tan estremecedor como imagino un instante así...

calma dijo...

Soy capaz de ver y sentir todo lo que escribes a través de esa ventana. Esa foto es pa morirse de bella Pepe.
Besos mago

karina dijo...

Qué belleza de relato Pepe. Me haces sentir piedad por los momentos así, por mí, me amigas, me compartes la desesperación haciéndomela comprender, con gustito cálido, sin razón. (eso es lo más lindo)

Besos

PIZARR dijo...

Vaciarse por dentro hasta abrirse en canal, hasta dejar temblando los cimientos interiores, para empezar de nuevo a construirlos.

Y ese gris pena de la madera muerta y ese córtex, me han llevado hasta sus conexiones neuronales... Sabe Dios lo que tú pensabas al escribirlo...

Eso me evocan estas letras, como siempre bellísimas Pepe.

Lo verdaderamente mágico es que a cada uno de cuantos venimos a leerlas nos atrapen y nos hagan volver a buscarlas de nuevo.

Un abrazo

mera dijo...

El abrelatas, ¿no había que devolverlo al acabar la mili?. Seguro que no hacerlo es delito...

FLACA dijo...

Gracias por la aclaración, era fundamental para interpretar. Sabés más que la RAE, o yo padezco retardo.

Me encanta entrar aquí, y escuchar a Silvio. Con él no hay barreras generacionales, aquí estoy escribiéndote en mi cocina mientras escucho tu música y mi hija también escuchando a Silvio -"El vigía" desde la otra punta de la casa. Un abrazo.