14 de julio de 2009

.
No teniendo nada mejor que hacer, matar moscas con el rabo puede ser una opción peligrosa. Por eso los vencejos repiten su spin belenero conscientes de lo importante que es tener el tiempo ocupado. Una hora más tarde ya no vuelan. De vez en cuando tocan con sus alas en el aparato de aire acondicionado como diciendo: ¡Eh!, que no sólo en el mar los amaneceres son un lujo...
.
Saber mirar, lo es todo. En palabras de Pessoa: El desierto urbano está lleno de signos.
.
Desayuno temprano, con ellos, con los signos; aunque siempre sin hambre. Prefiero salir antes que el sol adopte esa mirada cruel, castigadora e insoportable, que derrite el cerebro. Hoy tenía que ir por fuerza a comprar spirulina al herbolario. Hay otro momento: un segundo desayuno, fuera de casa, en que todo lo que se come a media mañana sabe a gloria. A ello me disponía, antes de regresar, cuando vi aquel paquete de tabaco en el mostrador con el mechero encima. Su dueño, de espaldas a mí, apuraba el último sorbo de algo que ya no pude saber qué era. Me vinieron tres pensamientos en un segundo: No debe quedar casi nadie que fume Celtas con filtro. Tampoco que encienda con un Flaminaire de los años sesenta. Si además, le regala a su chica caramelos de L'Ile de Ré, debe ser un caso en peligro de extinción.
.
Esto último, lo de los caramelos y la chica, no me constaba. Pero cuando me falta una pieza, me pica la curiosidad y no paro. Así que le seguí hasta donde terminan las casas y comienzan las fábricas del polígono. Por ahí me llevó a matacaballo, de calle en calle, parecía tener prisa. Para esas horas, los gorriones habían sustituido a los vencejos y describían vuelos cortos y rectos de balcón a balcón. Al llegar a la estación antigua por la que sólo pasan ya los trenes de largo recorrido, el tipo apoyó el hombro en el quicio de la puerta de la sala de espera y encendió un cigarro. Estábamos los dos solos. El aire era tan cálido que bien pudo considerarme un espejismo. Deduje que había venido a recoger a alguien.
.
No le dio tiempo a consumir del todo aquel pitillo. Cuando llegó el tren, unas piernas bonitas se asomaron a la puerta del vagón casi frente por frente de nosotros. Mientras él se acercaba a bajarle la maleta me fijé en la mirada de cariño que le llegaba desde arriba como en las estampas de los místicos. A la salida, junto a la parada, un rodal de gorriones engañados vino a picotear una bolita de papel que ella tiró al aire como quien arroja un birrete. También se sumaron, despistadas, un grupo de palomas de una fuente cercana. Esperé a que montaran en el taxi. Con una palmada seca conseguí que las aves se alejasen unos metros. Paladeando ese instante con las yemas, mis dedos estiraron el papelito.
.
En efecto: no me había equivocado de caramelos. Eran L'Ile de Ré.
.
Codorníu.
.
(No hace falta que aplaudan, no tiene ningún mérito. Se trataba de mi amigo Chumpéter)
..

15 comentarios:

Lena dijo...

Y creo que Chupéter miraba a un sombrero desdoblado.

Imagenes de cine, la bola de papel en el aire, las aves volando ante el engaño.

Ladrón de alientos, cincelador de palabras.

Eres de lo que casi no hay, Pepe.

Un beso GRANDE y una piñata de colorines llena aplausos !!!

TORO SALVAJE dijo...

Yo aplaudo igual.
No es para menos.

Saludos.

alfaro dijo...

Jaja, era Chumpéter, qué bueno, conocí los Celtas cortos, largos, con filtro y sin filtro, pero esos caramelos,no.
Por la tarde veré el mar y seré feliz si está la marea alta..., te madaré brisa marina para los signos del desierto urbano.
besos.y también aplausos,no para ti, para CH.

mera dijo...

Admirado sigo tus andanzas, por los andenes de tu estación.
Un abrazo.

Rahman,Ahchong,Muniandy dijo...

very artistic.historical n colourful.tq

Carla dijo...

Me encanto este post. Es muy bueno.
Tambienq uiero felicitarte por tu blog, lo estuve recorriendo y leyendo bastante

FLACA dijo...

¿La que bajaba era Saleta?... Buenísimo este relato; al principio pensé que se trataba de la continuación del soliloquio impresionista anterior, y me dejé llevar hasta que también comencé a sentir curiosidad por ese hombre, que como dice una veterana amiga mía, tiene su atractivo en que parece que es un hombre de antes de la guerra.Está muy bien lograda la descripción del personaje a través de los detalles, como el de los cigarros y el encendedor.
Me gustó seguirlo y descubrir que era Chumpéter.
Un abrazo.

mangeles dijo...

Estoy bloqueada y no leo. Pero he tenido que ingresar a mi padre en la Concha....no sólo se ha mejorado, sino que le ¡HA SALIDO NOVIA¡...

Y no es coña...le están tirando los tejos, y bailandole el cha, chá, chá, ente sonda de oxigeno,ecografía y pañales....


Subrealista colega..jejee...ya contaré, ya.... jejeje

gaia56 dijo...

Pues aplaudo y con muchas ganas.
Un beso y buen día.

made dijo...

Desde un rincón cibernético
ESPERANDO QUE EL VERANO TE DE UN POCO DE MAR
Un abrqazo

lys dijo...

Yo aplaudo, me he estado escabullendo por las callejas y mirando furtivamente para no ser desadvierta, y perderme la escena final. No sé en que peli vi a Virna Lissi mostrar sus lindas piernas en una imagen parecida. Yo también soy fiel a los caramelos, menos sofisticados, claro, me encantan los sugus.

Un abrazo.

FLACA dijo...

Mángeles:
hoy fui al cumpleaños 84 de mi tía Carmen. Le dije que cuando hiciera un poco menos de frío la iba a ir a buscar para que viniera a casa a tomar el té, y le pregunté si todavía podía subir la escalera. Me respondió mirando con sonrisa burlona a su marido, 16 años menor que ella desde hace 40 años, que podía
cantar, bailar,subier la escalera y "mmmuuucho más".¡Así están los adultos mayores!

mangeles dijo...

jjeje ...Flaca...jjeje..ya te digo...y tú alucinada como yo jejjee...en fin...NOS PUEDEN...SIEMPRE NOS HAN PODIDO...son geniales esas generaciones.

Un beso maja...me ha encantado saberlo jeje

Inuit dijo...

Codorníu,
Que yo te hacía experto en letras, pero ahora pienso que eres un experto ornitólogo del callejeo, de quien se patea la vida paso a paso. Qué bien escrito que está(tú sabes que no entiendo;es que lo encuentro buenísimo porque me gusta mucho). Incluso los pájaros me hace sentir el transcurrir del tiempo, como si ellos fueran relojes.

Pillí, tú y las piernas..¿No habrás sido un gran escalador de ellas? ;))

Inuits

media luna dijo...

Pues con tu permiso, permíteme aplaudir en medio de este desierto urbano donde lo signos sólo los ven quienes lo quieren ver. Permíteme recrearme con el fondo de tu música y con los cigarrillos celta con filtro y con el sueño de una estación donde se puede desdoblar un papelito y hacerlo coincidir con la realidad. Justo acaba la música. Pero las notas de otra vuelven a sonar y Joaquin y alguien que no reconozco hacen que los vencejos se conviertan en gorriones.
Un abrazo enorme Pepe por todos los que no he podido darte en estos últimos tiempos.