19 de marzo de 2009

.
Hoy es un día muy especial en mi vida, siempre lo ha sido hasta donde me llega el recuerdo. Desde muy pequeño, tengo una imagen de mi casa llena de gente, sin sillas suficientes para todos; con visitas que iban y venían, los amigos de mi padre, la familia... Ahora ya no es lo mismo en cuanto al jaleo: el tiempo lo cambia casi todo de sitio. Además, muchos de aquellos seres murieron. Pienso en ellos, en mi madre principalmente. Sin embargo, el tronco central del evento aún subsiste: es él. Tiene noventa y ocho años, y vive conmigo, ya sabéis.
..
Pues bien. Hoy es nuestro santo, el de los dos; y he querido volver a traer aquí un texto que colgué en el 2007, nada más comenzar este blog. Lo elegí, porque me pareció muy entrañable entonces, y me lo sigue pareciendo ahora. Dice así:
.
.
"Mi padre habla poco; sin embargo, me contó ayer en la cena que llegó a Madrid en el año 1929, en un coche de línea muy lento que se detenía en todos los pueblos de Castilla.
.
Recuerda que, desde el autocar, vio por primera vez la Gran Vía, y le pareció tan grande y hermosa como un futuro. Su vista no cabía en una sola ventanilla, y tuvo que mirar también por las de al lado para poderla contemplar toda de golpe. Los chavales, como él, agitaban la mano desde la calle y corrían en paralelo al pasar...
.
Mi madre aún no estaba a su lado, porque -aunque eran de dos aldeas vecinas- sus caminos esperaron a Madrid para encontrarse. Pero él, refiriéndose a ella, dice que ya intuía que sonreía como yo. Como hacemos en algunas fotos porque lo llevamos en la sangre. Eso me contó anoche. A mi hijo también lo traemos en la sangre trompicando desde una aldea gallega, le comenté. Su pelo rubio, el viento en la cara (a veces la bruma) y eso de la sonrisa que decía antes, lo cantan a las claras.
..
Mi padre aprendió a hablar castellano muy rápido, porque le sonaba a fino y a ciudades bonitas. Venía a segar con dieciséis años, tan sólo. Y tan solo"
.
Felicidades, papá: tú sí que llevas en la piel "RESISTIR"

Codorníu.
.

36 comentarios:

made dijo...

Precioso...
Felicidades a los dos y muy especialmente a tu padre.

Martin dijo...

ya lo habia leido, aunque llegue tarde al blog, felicidades a los dos, estoy seguro (por lo de los monosilabos) que el tambien resiste.

Un abrazo muy fuerte.

mangeles dijo...

Que bonito amigo. Tú padre debe estar muy contento. Dile que a mí también me fascina la Gran Vía. Besos a los dos.

alfaro dijo...

Felicidades a los dos.

Hay cosas que depende cómo se cuenten son una cosa u otra, esta es muy entrañable.

Un beso.

marisa dijo...

Muchas felicidades a esos Pepes luchadores y valientes, que con su trabajo y su dignidad dan lecciones de auténtica humanidad y valía. Por ese niño gallego que llegó a Madrid en busca de un futuro mejor, y por su hijo que con su palabra nos trae estos recuerdos para que podamos compartirlos.

Besos a los dos con todo mi cariño.

karina dijo...

"...Me suena a fino y a ciudad bonita y a hermosa como un futuro..." tu letra, Pepe.
Tan sólo...

Feliz santo para los dos!

FLACA dijo...

Cuántas cosas especiales que hay aquí hoy.
Ya había leído, en su oportunidad, el retrato de tu padre, pero hoy me emocionó de nuevo.Emocionan sus 98 años. Emociona su historia.Emocionan tus palabras.Emociona que esté hoy contigo.
Nunca mejor caído del cielo el puente para festejar: FELIZ SAN JOSÉ, FELIZ DÍA DEL PADRE. Que tengas un día bien, pero bien, bonito. ¡¡¡Arriba los Pepes!!!... Un abrazo para los dos.

P.S. ¡Cómo me gustó la foto de hoy!

* dijo...

Lo leí en su momento y lo leo ahora, me emocionó entonces, y lo mismo ahora.
Felicidades a los dos Pepe, con todo mi cariño.
calma

PIZARR dijo...

Pepe, que emoción me ha entrado al leer estas líneas de un padre a "su padre"

Felicidades a los dos por padres y por Pepes...

¿Sabes? Tus letras han traido a mi memoria esos 19 de marzo tan especiales que viví durante muchos años... bueno... no tantos.

Un beso y un fuerte abrazo a los dos.

-Pato- dijo...

Y acá casi que te leo y casi que me ahogo de emoción por tan precioso tesoro, el de este texto.

Felicidades a los dos, vos tenés la sonrisa de tu madre y la poesía de tu padre en los ojos?

:) Besos :)

TORO SALVAJE dijo...

Felicidades para vosotros dos.
Esa foto ya me ha puesto nostálgico, y ufffffffff cuando te leo siento que hay gente que realmente vale la pena.
Te lo digo muy en serio.

Saludos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Pepe, me has emocionado profundamente; no digo más...
Felicidades.
¿Sabes? los mejores años de mi infacia y adolescencia están enterrados en Galicia. Aún no he sido capaz de deselpolvar esos recuerdos; quizá algún día.

Inuit dijo...

¡Ay Codorníu! FELICIDADESSSSSSSSSS.
Se me pasó, qué fallo, pienso en ti como Codorníu o burbuja y como que Pepe no es tu nombre. Estoy pa, pa, papapapá allá.
De corazón a corazón..
Fíjate que escuchaba que decían que el corazón era una gran cuerda, un gran hilo, de esa madeja en que se había enmadejado el corazón para latir su música y me pareció precioso; lo dice Carvajal hablando de las vibraciones sonoras de todo lo que existe.
Felicidades al Pepe grande y al Pepe chico.
Inuits

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... Soy yo de nuevo. Que acabo de escribir esto para ti:

…No les he visto nunca, ni siquiera les conozco y, sin embargo, hoy les he visto. Les he visto sentados uno al lado del otro contemplando la mar, el oleaje que va y viene, la vida azotando a sus costas.
No se miran, tienen la vista puesta en el infinito, allá lejos donde se guardan sus vacíos, sus amores…
Es una mañana de cielo limpio, vientecillo suave que agita a uno sus sienes y, a otro, sus mechones de un ayer pajizo.
Están callados, sobran las palabras, sólo el rumor del océano y la gaviota aleteando una primavera más.
Nunca les he visto, ni si quiera sé de ellos, pero hoy cuando la tarde anidaba sus últimos rayos me los he imaginado en dulce pasar, etiquetando recuerdos uno de ellos, el nonagenario. Y, el otro, su hijo, clasificando lágrimas furtivas.

Isabel dijo...

Un precioso relato. ¡ Felicidades a los dos!. Un beso

Codorníu dijo...

MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS. Gracias a vosotros he vuelto a sentir mi casa abarrotada, sin sillas para todos (como decía recordar) y con mucho ambiente; y sobre todo, con tanto tanto cariño, que enseguida he ido a la cocina y...

(un momentín, porfa)

...he sacado las primeras torrijas de la temporada, como solía hacer mi madre, porque en mi casa se comían por San josé, y no en la tradicional Semana Santa.

(Coged, por favor)

Hay una para cada uno, e incluso se puede repetir. Hice dos fuentes (o bandejas): unas son de leche y las otras de vino.

No dejéis de probarlas. Me han salido divinas. Ah, y no me deis las gracias: os lo merecéis todo.

Un inmenso abrazo que os llegue muy cerquita.
Pepe.

FLACA dijo...

No me digas que hay torrijas!!!...
¡¡¡MMMM!!!...
Otra vez entré acá y otra vez me emocioné con esto de las torrijas(digo así para decirlo parece que bien, porque yo siempre las llamé "torrejas",parece que mal). Si no hubiera pasado por aquí, me hubiera perdido ese manjar que ya había olvidado que existía y que tal vez nunca más coma. Tus torrijas me trajeron a mi madre, en las tardes de lluvia, con la bandeja llena de torrijas. Y también las hacía de leche y de vino.
Había vuelto para decirle en este día a don José algo que espero no considere irrespetuoso, porque no es chiste:
¡¡¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN!!!

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Felicidades, aunque un día después.
Me ha parecido precioso.
Como siempre tu forma de ver las cosas abre a los demás otras posibilidades de entendimiento.
Un abrazo, buen amigo

mera dijo...

Muy bonito. Mi padre empezó a segar a los trece. Era de una aldea de Orense. En A Bola. Hoy no queda nadie allí. Él, que era absurdo, como yo, quería hacerse una casa en Saomede. Cualquier día la hago. Un abrazo.

gaia56 dijo...

Felicidades a los dos grandes hombres, felicidades por los sentimientos guardados y gracias por compartirlos.
He llegado tarde al blog, parece que te llamas pepe, yo sólo te conocía por codorniu.
un beso y un abrazo.

PIZARR dijo...

Pepe, tengo que decirte un secreto...

Ese camino que me sugieres recorras o que más bien te sorprendía no citara yo, ya lo recorrí hace años.

Además he de decirte que mi puntería es magnífica con cualquier tipo de "arma".

Ocurre que tuve que dejarlo porque mi fuerza para tensar no me acompañaba. Y ahora sería impensable desde que me destrocé literalmente los dos hombros de tanto esfuerzo realizado con quien tu sabes...

Un abrazo

Sibyla dijo...

Pepe, mi padre también nació en una aldea de Galicia. Con 16 años se quedó huérfano de padre, y viajó hacia Barcelona en busca de un futuro más prometedor...

Hace diez años que ya no está con nosotros.

Un abrazo para tí y tu soñador progenitor:)

LSz. dijo...

Me he quedado de piedra al leer: resistir.

Felicidades. Saludos desde otro lado, el lado de acá.

media luna dijo...

Felicidades a los dos, aunque sea con un poco de retraso. Felicidades por ser Pepes, como mi padre, como mi abuelo, como mi abuela. En mi familia hay tradición. Pero sobre todo, felicidades por tener a tu padre todavía contigo. Ojalá yo pueda decir lo mismo dentro de muchos años. Tu historia, la suya, me ha conmovido. Madrid acogió muchas aldeas, muchas soledades.
Me alegro que volvieras a publicar esta entrada porque el 2007, me queda muy lejos.
Un gran abrazo a los dos.

auroraines dijo...

Hola:
Estoy recién llegada a tu blog, dejo mi saludo. Felicidades a los dos por su santo.
Y la llegada de tu padre me encantó, me pasó igual yendo de mi pueblo a la gran ciudad.
Saludos

Andrés Portillo dijo...

Felicidades Pepe, también para tu padre. Y enhorabuena por ese retoño de papel y tinta. El parto fue complicado, pero ¿cual no lo es?

Un abrazo

PD. Mi padre, como el tuyo, habla poco y dice mucho. Yo siempre lo he achacado a que vio demasiadas películas mudas.

mangeles dijo...

Ya está....Ya he comprado las entradas para el viernes, el homenaje a QUINTÍN CABRERA...si me ves....ME TIENES QUE SALUDAR EHHHH...

Besotes amigo.

Codorníu dijo...

MANGELES: No lo dudes.

SUREANDO dijo...

Directo al corazón...

Maria Coca dijo...

Una verdadera joya...

Felicidades para los dos. Ambos las merecéis.

Besos grandes.

TINTA DEL CORAZON dijo...

Era hombre de cuando la palabra valia mas que el oro,,
milonga sureña, flor de hojal de tu padre,,,
felicitaciones!!!!!

FLACA dijo...

¿Heredaremos algo de esa generación de resilientes? El Tata, que es de 1920, está estrenando su laptop, así puede escribir como le gusta y bloguear sin dejar sola a su esposa en el piso de abajo. O sea que ahora, además de intentar dominar los aspectos técnicos del blog, está aprendiendo a manejar la portátil.

Santiago dijo...

Este mes hubiera querido llamarme José...Qué cosa Pepe, la edad de tu padre, cuánta historia y cuánta vida...Y me acordé del mío, con 89, que parece tener cuerda para rato y llegó también un niño a Montevideo desde un remoto pueblito y todavía cree que se puede cambiar el mundo.
Un abrazo a tu viejo desde un sur otoñal.

mangeles dijo...

¡Jo Pepe¡ No nos encontramos¡ Yo estuve de pie un montón de tiempo buscando a algún "barba blanca" que me saludara...pero nada...

Llegue a pedirle a los de sonido que anunciaran tú nombre "Pepe Codorniu"...pero no quisieron...en fin...otra vez será.

Estuvo genial el concierto.

Un beso Pepe

Aroma de mujer dijo...

Te encontré trasteando en el blog de mi amiga Mangeles...y me he releido esta entrada varias veces...es hermoso este relato.
Un saludo.

Sasian dijo...

Veo que he llegado tarde a las torrijas...que se le va a hacer...
Entrañable texto que hace que dediquemos un rato a pensar que somos capaces de imitar a estos resistentes de la vida..de la jodida vida que les tocó vivir. Resistentes que son capaces de hacerlo de una manera tan sencilla que parece fácil. En muchas ocasiones llego a pensar que ellos si que han sabido, saben, vivir la vida. la han estrujado como a una esponja. Con la humildad de los decentes.
ojala aprendamos y nos merezcamos heredar algo de ellos.
un abrazo Pepe.
Felicidades...no por el santo, que llego con mucho retraso. Felicidades por tu padre y por ti.
besos