8 de marzo de 2009

Buen domingo, buen día de la mujer...

.
A principios de los setenta, Chumpéter y yo habíamos escogido Santiago para estudiar Económicas, en una de esas chaladuras que nos daban en El Comercial y que, por otra parte, hacían nuestra vida más fresca e imprecedible; cosa que ahora (en este mundo de tanta seguridad) cambiaría a ojos cerrados, sin lugar a dudas.
.
Aquella pensión de la rúa del Franco, a dos pasos de la facultad y las tabernas, nos pareció ideal; no sólo por el precio, sino porque la habitación era la más amplia de todas las que habíamos visto, y además tenía una envidiable galería acristalada llena de potos con el piso de madera barnizada y calentita, y unas vistas, que nos parecieron el perchero ideal para colgar, definitivamente, la vida tan frenética que traíamos de Madrid y el recuerdo de las paredes grises, crispadas e inhumanas del metro.
.
Pero la convivencia es la prueba del algodón de todos los acoplamientos, y enseguida supimos que éramos muy distintos. Mientras él engullía las teorías de Keynes, Samuelson y Milton Friedman (como si en su mano estuviese resolver los ciclos históricos del capitalismo), yo no dejaba ni las raspas de aquellos "Triunfos" que reventaban nuestra habitación, y comenzaba mis bosquejos por las servilletas de los mostradores, intentando que me publicasen algunos relatos en Galaxia como a Méndez Ferrín, un tipo que ahora encabeza listas electorales, y que un día me presentaron en el Derby. Entre tanto, Chumpéter terminó muchas cosas: se licenció en los cinco años preceptivos; encontró un trabajo, al poco; y me llenó –por último– la habitación de gráficos, en un abrir y cerrar de ojos.
.
En todo ese tiempo, yo vi pasar los años (los mismos años) envuelto en reuniones del partido, tertulias literarias, Portugal sin parar; y cine, mucho cine. Únicamente terminamos haciendo en común una cosa (y siempre en invierno): unas escapadas al galope, cámara al hombro, rumbo a los puertos y acantilados que surgían entre aquella bruma, al encuentro de rincones mágicos que encuadrábamos una y otra vez, para llevarlos a revelar a la buhardilla de Saleta, sin saber entonces el porqué de esa carrera, que hacía retumbar sus cascos en nuestro interior, detrás de la FOTO -con mayúsculas- que abriría el corazón de la princesa, como en los cuentos de Andersen.
.

Codorníu
..

26 comentarios:

FLACA dijo...

Ya sé que esto es literatura, que Codorníu es ficción y los otros también (al menos así trato de acceder a ellos)pero cuánto se parece a la verdad.Deberé decir que tu prosa es muy verosímil. Y cuánto me gusta y me moviliza. Pega fuerte. Un abrazo.

calma dijo...

El ímpetu de la juventud Pepe, esos maravillosos años a pesar de todo... qué bien lo describes, yo no sé si es ficción o realidad, me da igual, yo te veo y te siento.
Besos y cariños

Codorníu dijo...

FLACA: ¿Cuánto es ficción?, piensa... ¿Cuánto? Relee y verás que nada es ficción. Ojalá yo pudiese crear tanto.

CALMA: Ay, Calma; ese ímpetu... si una varita mágica...

TORO SALVAJE dijo...

Saleta siempre como faro y como anhelo.
Imán de todos los días y todos los futuros.
Diosa de tiempos y corazones.
Es una gozada leer cada post.
Me siento un privilegiado.
Saludos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

...Parece un capítulo de una novela, unos prárrafos sacados de unas memorias yan bien narrados que es una película en la cabeza de quien te lee.
Por cierto, has provocado mi primera sonrisa del día con "guan besote"... ya ves que en las cosas totas y chiquitas se esconce una porción de felicidad.
Besillos a café malo(me ha salido pésimo)

gaia56 dijo...

Aún me escapo de vez en cuando para disfrutar de la rúa del Franco y la plaza A Quintana tomándome una imperial al atardecer mirando a la Berenguela y aún me ilusiona tomar fotos de acantilados brumosos.. aunque me falten las tertulias inacabables y ahora no sea necesario leer entre líneas.
buen domingo, buen día de la mujer.

Lena dijo...

Hace exactamente un año me paseé por esa Rua.
Tome cañas.
Bebí ribeyro.
Comí pulpo.
Sola.
Sola.
Sola.
Me sentí inexplicablemente feliz.
Ahora lo entiendo.
Esta historia flotaba en el aire.
Yo, respiraba.

Besos Ladrón de alientos.

(Muchos)

Codorníu dijo...

gaia56:

Con tu permiso, saqué tus palabras a la portada. Ha sido un olvido imperdonable. Gracias.

calma dijo...

Yo estaba convencida de que todo es real, o mucho, que es tu vida, tus vivencias, tus recuerdos, pero al leer a La Flaca decirlo tan segura... pensé... bueno, por si acaso.
Buen domingo Pepe de mi alma.

FLACA dijo...

Para completar el cuadro, la música que suena acá es perfecta.

Estoy sonriendo con tu respuesta.Ya lo sabía, nada hay más verosímil que uno mismo.
Buen domingo para vos también.

-Pato- dijo...

Que decir...que floto sobre tu relato en el que pensé que era ficción y me sonreí de soslayo, sólo cuando descubrí a Saleta, después volví a vos, a ese que te lleva a escribir por todos lados servilletas y agradecí tu narrativa.
Me encuentro entre esas líneas.

Y los comentarios, han sido otro placer que tambien agradezco.

Besos de domingo Pepe.

Isabel dijo...

Es un relato que me trae recuerdos, muy bien contado, es un placer leerte. Un beso

Sibyla dijo...

Qué daría yo por ver alguna de esas fotografías...


Gracias por recordar el día de la mujer...aunque me pregunto para qué sirve recordarlo...

Besitos Pepe:)

Codorníu dijo...

SIBYLA:

yo creo que este día es importante que exista como fecha a resaltar en el calendario por varias razones.

La primera, como agradecimiento; para recordar y homenajear a todas aquellas mujeres sin cuyo sacrificio los derechos de nuestras contemporáneas no habrían sido posibles al día de hoy.

La segunda para recordar a tantas mujeres -que no son conscientes- que sus reivindicaciones están pendientes en bastantes aspectos, a pesar de lo ya conseguido. Y no digamos, por solidaridad con las que viven fuera de lo que llamamos Occidente.

La tercera para recordar a Gobiernos y Oposiciones que aún hay mucho que ayudar, legislar y mucho que educar para cambiar el engranaje de todas esas parejas donde el sufrimiento es tan cotidiano.

Precisamente, porque sabemos que mañana todo seguirá igual que antes de celebrar este día. Precisamente por eso, es un día lleno de validez reivindicativa.

alfaro dijo...

Algunas princesas no tienen corazón, pero tu Saleta seguro que lo tenía, otras princesas tienen corazón y el corazón se rompe,
y el tercer grupo de princesas felices...
Un beso.

Sasian dijo...

Andaba todavía en el instituto. viviendo los últimos coletazos del franquismo. repartiendo panfletos y convocando las primeras huelgas de estudiantes: faldas largas y anchas, botas camperas, camisetas gordas, foulares al cuello y pelo largo y suelto...a veces con una cinta al estilo indio para mantenerlo lejos de los ojos. Estudiando, eso sí. Sin dejar de hacerlo. Teníamos tiempo para las reuniones de juventudes, para organizar las huelgas, ir a las manifestaciones, y aprobar...
Aprendiendo el leguaje clandestino que nos permitía comunicarnos con los profesores...este es progre, este es del partido, este es majo...
Tenia de profesor de matemáticas a un primo hermano de Fraga...
Tuve de profesora de filosofía una gran mujer feminista valenciana, y de literatura a un estudioso del Quijote.
También había tiempo para salir de tascas, primeros amores, primeras carreras...besos en los soportales para evitar "caer"...
y así transcurría el tiempo en los setenta.
Mi mejor amiga, Chusa, y yo, como el cielo y la tierra: yo cineforum, tascas, tertulias, llach, Quilapalyun, Raimón, cerveza; ella, discoteca, fiesta, greasse, fiebre del sábado noche, bruce lee, coca-cola y amores, ....todavía hoy somos nuestras mejores amigas...la una de la otra...aunque como tú y chumpéter, hacemos pocas cosas juntas.

gracias por la canción...no hay otra mejor para un día como hoy.

un beso, grande, de los 70

marisa dijo...

Yo también creo, bueno tú ya lo sabes, que no hay que olvidar por qué se celebra. Por ellas, las que tanto hicieron, por nosotras las que aún tenemos mucho que hacer, y por las que vendrán que espero, lo tengan más fácil, pero no olviden de donde vienen. besos de memoria y compromiso, de recuerdos y verdad.
Un beso guapo.Y gracias por todo.

Frabisa dijo...

Me has hecho recordar que hoy (y ya está terminando el día) es el de la mujer trabajadora. Gracias.

Me ha gustado leer esos recuerdos.

Me encanta SAntiago, eres afortunado por haber podido tener tantas vivencias en esa maravillosa ciudad.

un bico

media luna dijo...

Pues para un día como hoy, me quedo con el recuerdo imborrable de Saleta. Una mujer bandera que persiste en los corazones.
Un abrazo a los tres.

gaia56 dijo...

tranquilo codorniu.. las reconocí cuando entré ahora por la noche para ver tus comentarios.
gracias por usarlas.
un beso.

mangeles dijo...

Que bonito debia ser el mundo compartido en esa habitación.

Y te diré Pepe, que a mí lo de celebrar el día de la mujer trabajadora, me pilla a contrapie. Ni siquiera sé cuando surgió. Un buen día, alguien dijo que era el día de la mujer trabajadora y...bueno, que a mi la celebración se me olvida siempre. Yo soy del 1 de Mayo.

Pero sabes ...lo de bailar la canción que has puesto, si se mé dá genial....se me van los pies...me imagino con una de esas faldas largas de muchos colores, y un corpiño negro...bailandola jejeje...

Besos. Feliz semana

Martin dijo...

Un recuerdo desde aqui para Las Trece Rosas Rojas y un abrazo para las mujeres que ayer se juntaron, para mantener la memoria en las tapias del Cementerio de la Almudena.

Revindicar y luchar es cosa de todos los dias

mera dijo...

La primera vez que Ferrín se presentó a las minicipales, la candidatura se llamaba OCUPA. Pintadas:"Ferrín Ocupa Vigo". Sigue escribiendo, pena lo del poder en su alma. Yo también fui de Triunfo.

made dijo...

Es una buena foto de la época ,o por lo menos de la que a mí me tocó vivir.
Deseando que el mañana sea un poco mejor para esas princesas ocultas.

Maria Coca dijo...

Buena descripción de un momento vital. Cuando todo parece no tener fin. Cuando todo es ahora.

Besosss

lys dijo...

De estudiantes se vive con otros, se comparten cosas, no necesariamente el mismo sentir lo mismo por todo. Excepto esa necesidad de saleta.

Hiciste el Master en Portugal?

Relatos de la vida.¿ De qué vida? Da igual. Un buen relato.

Te dejo un beso.