12 de marzo de 2008


Yo soy para mí
todas las interrogaciones,
todas las estatuas,
todos los misterios;
todas las cumbres heladas
desde donde tus ojos contemplan

la impura plata de una sombra
que muele el viejo semblante,
y que borra de paso lo indecible...

............. (Manuel María, "Molinero de brumas")



En el espejo del recibidor –el que lo tenga- se reflejará, mientras prepara las maletas, una mirada ingenua superviviente de préstamos genéricos a sabiendas de la imposibilidad de manejar el destino. Realmente no sirve de nada encadenarse a los acantilados de la rabia... dejar que el buitre de la desesperanza nos coma el hígado en medio de la perplejidad suscitada por esta sociedad que hemos hecho -o dejado hacer- entre todos. Cualquiera de nosotros sacrificará lo cotidiano con un cuchillo de obsidiana para que de su pecho pueda ya escaparse el sol durante siete días y siete noches.
.
Pero también es cierto que dejarse arrastrar -desnudo de ilusiones- por los mugrientos vagones de la semana santa, nos ha terminado convirtiendo en un susurro, un pedacito de viento helado, un castillo de arena que derriban fácilmente las olas del tiempo.
..
Sólo así se entiende que estemos tan necesitados de una patada de sueños en el culo. Ojalá.

10 comentarios:

ANA dijo...

A modo de rey Quetzalcoatl, sacrificaremos el rencor, la desidia y la desilusión. Dejaremos correr su sangre para que bañe y fertilice nuestro campo de sueños y no sea necesaria esa patada.
Están ellos quizá tan a la intemperie, los sueños digo, como para ser tan fácilemente derribados, tan esúpidamente borrados de nuestras playas emocionales?
Bajo las arenas repletas de conchas molidas y piedras preciosas residen tambien sueños inconscientes que llenan cubos y construyen castillos nuevos cada día. La bajamar deja un rastro de humedad y algas en nuestro panorama que nos permite pasear de mañana, liberados los pies de ataduras y armaduras innecesarias.

Un beso,
ana

María Jesús Lamora dijo...

He pensado que cualquier día de éstos voy a enseñar estos relatos a mis alumnos. Me parecen, sencillamente, bellísimos.
Un saludo.

-Pato- dijo...

"Realmente no sirve de nada encadenarse a los acantilados de la rabia... dejar que el buitre de la desesperanza nos coma el hígado en medio de la perplejidad suscitada por esta sociedad que hemos hecho"

Y que padecemos a diario, pero como vos decís no sirve de mucho el lamento, hay que hacer de tripas corazón y dejar correr la sangre, como bien dice aquí Ana para que al menos sirva de fertilizante y no sea necesaria una patada de sueños, que de poco sirve mirar los sueños con la naríz y la jeta aplastadas contra el piso.

Besos

Fermina Daza dijo...

Bueno, sueños a mi no me faltan, pero me quedo con lo de la patada en el culo, no para recibirla, sino para darla... ¿tendrías más patadas en el culo? Necesito, por lo menos, una docena.

Feliz semana, Pepe Codorniú, sea santa o no.

Irene

PIZARR dijo...

Es un gustazo para mí leerte y compartir estos espacios y que sepas que tras leer a Garcia Montero en tu blog y en el de Pato, esta tarde me he comprado el tocho de su poesia...jajaja

Mil gracias por el Champan, la falta de costumbre casi hace estragos.

UN BESO

María Jesús Lamora dijo...

Un abrazo de viernes matinal para ti y tus lectores.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Te has dado cuenta lo que te dice MªJesús? ¿No se te ha hecho el culo gaseosa?... Y es que tiene razón, tu prosa es magnífica
Buen finde

Espectadora dijo...

Interesante Blog, y algo distinto. Me quedaré a leerte con tu permiso.
Un saludo,

FLACA dijo...

Gracias por elofrecimiento de champán.Es un honor, maestro.
Un abrazo.

Ispilatze dijo...

Delicioso post, Pepe.
Desde el introductorio "soy para mí todas las interrogaciones" hasta la patada (bien dada) de sueños que tantos necesitamos.
"realmente no sirve de nada..." Pero no nos pedimos permiso, Pepe. No nos lo pedimos y, aún inútilmente, el buitre nos sobrevuela.
"sacrificaremos lo cotidiano para..." ¿ese sol que predices no es cálido? ¿No hará, precisamente, que se nos vista de nuevo de ilusión el alma?
como el que pasa de domingo de ramos a pascua de resurrección.

Pero vuelvo a lo que vine: qué delicioso post. Si aún tuviera a quién, también se los "enseñaría" para "comentar" (hablo de los educandos).
Un abrazo que te reencuentre con la cotidianeidad.