19 de marzo de 2008

"El hombre joven envejece fácilmente,
pero el saber es duro de adquirir.
Te lo ruego: aprovecha cada instante,
porque ahora que es primavera, sueñas;
pero cuando despiertes,
las hojas habrán tomado
el color del
........................................[otoño"
............................

...........................(Taisen Deshimaru)

Acabo de deshacer un barco de papel. Las marcas de las dobleces me recuerdan que la vida es un plano arrugado donde, en vano, me busco y me invento paradas para hallarme.

En cada viaje imagino las ventanillas mojadas, los paraguas abiertos de la gente, mis primeros recorridos por los charcos, las pisadas alegres... o tristes.
.
Los billetes gastados que redescubro ahora, amarillentos, señalaron en su día páginas de algún libro inconcluso. Como siluetas soñadas, transitan sempiternas sobre un mapa de heridas que vaga errante de una página a otra. Para no perderme, con el dedo voy siguiendo el trazado por calles olvidadas a propósito... y en cada cruce, me paro: "Qué hubiera sido si… "

Pero mi barco de papel, al contrario que los billetes de autobús, nunca pasó de ser una metáfora de la libertad que se quedó al descubierto sin su forma cuando se desdobló a sí mismo para secarse debajo de aquel puente... ese que ya ni nos ve ni nos cruza. Y allí quedó desnudo como un viento que me corta los labios.

15 comentarios:

-Pato- dijo...

Un viento que nos deja desnudos de esperanzas y buscando un maldito lugar en ese mapa donde se escondieron nuestros sueños.

Como yo soy una romántica perdida, cruzo una y otra vez los puentes, para ver si en una de esas ha quedado por allí un sueño errante y se queda conmigo.

Besos Pepe.

Fermina Daza dijo...

Siempre transmites tanta melancolía; tus palabras serenas me abren heridas silentes y solo me doy cuenta, cuando saboreo la sangre de mis labios cortados.

Irene

calma dijo...

Soñar y la vida, van tan juntos que se besan la boca...
Besos y sueños...

Skyline dijo...

Me gusta que pasen sin llamar,
que me inviten a encontrar
todo aquello que es nuevo para mi,
pero más me gusta el regreso,

Las puertas de mi rincón siempre estan abiertas para aquel que quiera hecharle una ojeada a mi vida, que esta lejos de ser espectacular, pero que por ahora es mia.

Un gusto que allás pasado, te seguiré esperando .
Besos

PIZARR dijo...

¿Y quien te ha dicho a tí que los barquitos de papel no pueden volver a elaborarse, respetando sus antiguas formas u otras nuevas?

¿Y si el proximo en lugar de ser un bonito barquito de papel cruzando puentes, resultase ser un hermoso transatlántico dispuesto a curzar mares, corrientes y tempestades?

Nunca hay que dejar de perseguir los sueños, ni de cruzar cuantos puentes aparezcan en nuestro camino.

Me ha gustado lo que dice Calma " que los sueños y la vida se besan la boca", así lo siento yo.

UN BESO PEPE

ANA dijo...

Del papel hiciste un barco que navegó aguas y cruzó ríos, atravesó puentes incluso llegó al mar.
Ahora ve el mar por delante, amplio y hermoso, todo suyo, con la fortaleza de su casco, endurecido por los años, fiel galeón navegando en un mar de palabras. A veces, peligrosas aguas, debido a sus fuertes vientos y oleaje,
("Pero que bajel tan bello nevegando en la travesía de poniente")
"Navegar es necesario, pero vivir no lo es" F.Pessoa.

Un beso,
ana

María Jesús Lamora dijo...

Me quedo con el sabor de las palabras que, entrelazadas, dejan los labios cortados.
Un abrazo.

Fernando Sarría. dijo...

el tiempo es un arrollador y nos desvirtúa las apreciaciones...los acasos perdidos o contenidos en las emociones pocas veces no consiguen salvo el dejarnos náufragos y heridos...abrazos..tu blog también parece magnifico

Nohelia dijo...

"Qué hubiera sido si… " dejas aquel barco de papel al son del viento, al danzar de tus aguas y a la mirada de otros...

Porque en el intento está la aventura para dejarlo ir... como dejarte ir en cada cosa que enama de tí, aunque no sea bueno y perfecto, quién define esto?... sino tu!

Lena dijo...

Casi pero no.

El nudo en la garganta sí.

Tienes mil manerasn para robar el aliento.

La primera frase contiene un texto inmenso....intuyo que trabajas en él...que lo armas y desarmas....

Ay Pepe....

Dédalus dijo...

No preguntarme "qué hubiera sido sí..." me ha ayudado a remontar, a conciliarme con el pasado, a aceptar, a avanzar y, en definitiva, a vivir.

Me ha encantado leerte, Pepe. Hay una veta de inspirada lucidez en muchos de tus escritos y, a juzgar por quienes te comentamos, conecta con algo muy de cada uno de nosotros (y nosotras).

Un abrazo.

Dédalus dijo...

Pepe: No encuentro tu correo para escribirte, de manera que lo hago aquí (luego de leerlo, borra si quieres el comentario).
Es una pena que, cuando uno va a escribir algo, se corte la música. Tienes que tener una opción que sea la de abrir la ventana de los comentarios en otra emergente. Así se puede seguir escuchando la música e incluso continuar leyendo lo que has escrito, sin tener que regresar, etc.
Míratelo, que merece la pena para quienes te visitamos.
Salut!

Rabel dijo...

"Las marcas de las dobleces me recuerdan que la vida es un plano arrugado donde, en vano, me busco y me invento paradas para hallarme."

Como siempre que paseo tus líneas, cierro los ojos de la razón y procuro sentir esa libertad metafórica que citas, percibir su crecimiento lento a partir de mis dedos. Son ramas que se tuercen y se enderezan de manera alternada, en progresión perfecta, para terminar arrojando luz sobre ésto que somos. No había nada tras aquella esquina que no llegamos a doblar. Nada después de ese beso no servido a tiempo. No hay tiempo que valga la pena de un condicional que ya no alcanzaremos.

Gracias, Pepe. Por tus palabras, por la sinceridad con que las vistes. Y beso.

Maria Coca dijo...

Reflexivo e imaginativo. Me encanta la imagen que has colocado. Y también el escrito. Tus letras sirven para navegar cuando la mente quiere volar.

Besosss

Inuit dijo...

Estos maestros Zen,sabios de sencillas palabras llenas de la sabiduría iluminada de los cien mil dharmas.
Gassho