10 de febrero de 2008

Para mi padre, un superviviente que hoy cumple 97 años.


Que la vida iba en serio


uno lo empieza a comprender más tarde


–como todos los jóvenes, yo vine


a llevarme la vida por delante.



Dejar huella quería


y marcharme entre aplausos


–envejecer, morir eran tan sólo


las dimensiones del teatro.



Pero ha pasado el tiempo


y la verdad desagradable asoma:


envejecer, morir,


es el único argumento de la obra.



(1968, Jaime Gil de Biedma)

12 comentarios:

María Jesús Lamora dijo...

Disfrútalo.
Ese poema siempre me ha gustado.

María Jesús Lamora dijo...

Disfrútalo.
Ese poema siempre me ha gustado.

Ispilatze dijo...

Hace algún tiempo, la primera vez que te visité, lo hice encontrando un post que dedicabas a tu padre.
Me impactó.
Cualquier homenaje posterior me llevará al recuerdo de aquella lectura... que dice, como las líneas del poeta que has elegido hoy, que jamás morirá, sea cual sea el argumento.
Un abrazo literario.

Fermina Daza dijo...

Muy triste la poesía de Gil de Biedma; lo sé, la vejez no es la etapa más alegre de la vida pero...bueno, habrá que asumirla con la cabeza bien alta ¿no? Quizá ayude prepararse para ello, no sé.

Saludos

Irene

ANA dijo...

Vaya, veo que ya has puesto la estación, estarás por ahí esperando tú?
(ver contest.a comentario anterior post)
Precioso poema. Triste como el pasar de los años, real como la vida,
pero la vida tiene más argumentos,
y la ilusión?
Por cierto, no te veo esperando, ni veo el café de los años 50 por ahí fuera.
seguiré buscando.
Un abrazo,
ana.

Marina al fin dijo...

Adoro ese poema de Gil de Biedma. La verdad más desnuda.
Un bico enorme de amor para tu padre.

Frabisa dijo...

Preciosisisisimo el poema de Gil de Biedma. Feliz Cumpleaños a tu padre. Disfruta mucho de él, es un regalo. Gracias por visitar mi blog, gracias a ello he conocido el tuyo y me parece interesantísimo. Volveré. Un beso.

calma dijo...

Muchas felicidades para tu padre, suerte que lo tienes tantos años.
Un beso

Rabel dijo...

Es fea la vejez. Y bonita en recuerdos, en gestos calmos. En ternura. Sin embargo la función acaba con un telón desvencijado y solitario sobre todo eso que fuimos. Aunque queden otros. Pese a lo dicho, lo besado ...pese a esa verdad que fuimos construyendo para cubrir piel y huesos.

Por eso, repito aquí la casi última frase que colgué en mi affaire oscuro ayer, "...No habrá supervivencia que no haga mía."

Un beso, Pepe.

carlota dijo...

Felicidades al papá y al hijo.
La primera estrofa de este poema de Gil de Biedma la entendemos en toda su dimensión a partir de los 40, creo yo, aunque depende de las sensibilidades. Yo estoy en eso de que "la vida va en serio" (y yo con estos pelos, es decir, que se me escapa de las manos sin hacer nada "importante", "esencial"...).
Un beso

Persio dijo...

Felicitaciones para tu padre.

Qué bello el poema de Gil de Biedma.

Le Santi dijo...

Y bueno Codorniu, es así mismo. Mi papá va a cumplir 88. Se pasa escuchando a Gardel, a Atahualpa Yupanqui, todavía sueña con el socialismo y con el tiempo en que tocaba la flauta en la orquesta y mira todos los días las filmaciones de cuando éramos tan jóvenes y felices y se le escapa una lágrima cuando piensa que no le prestó suficiente atención a esos momentos en su momento. Y sufre por no recordar la cara de su madre y no tener una fotografía pero no se quiere morir y no quiere creer que no se puede cambiar el mundo. Un abrazo a tu papá. El mío acaba de abrir un blog y a los tropezones está logrando entender de qué se trata y contando algunas de sus cosas.

www.tatabloguero.blgspot.com