29 de febrero de 2008

Esperando...
esperando a que broten de nuevo
la espiga, la aurora y la conciencia...
..................................(León Felipe)



...voy oculto tras dos ojos y unos cuantos errores apoyados en cierta desmemoria que acaba nutriendo mi conducta, y salgo a diario con un rostro pactado, mientras yo, el verdadero, cuento sus/mis extravagancias, tan pobres, tan humanas, a los dos o tres que pueden comprenderme; pensando ellos en cosas y matices que no alcanzo a saber porque son suyos, perdido yo en unas pocas líneas que hacen de esta expresión un dulce laberinto donde la vida empieza.

18 comentarios:

ANA dijo...

Bueno, eso de que la felicidad es lo mío, no parece del todo verdad.
Si miras a mi alrededor, veo un panorama poco complaciente, no obstante, diré que no soy del todo infeliz.
Espero el amor como quien espera un dia de sol radiante tras meses, años de nubarrones.
Así que juego con la idea del amor, como quien se adentra en un hotel de cinco estrellas sin acompañante,
juego a sentirme libre y a esperar que mis tobillos se troquelen una temporada,
es un juego, solo un juego Pepe,
Un abrazo,
ana.

Faramalla dijo...

Este comentario es para felicitarle por tan magnífico blog. Nunca había encontrado uno con tan buen contenido y, a la vez, tan bien diseñado.
Un saludo.

María Jesús Lamora dijo...

Me gustan los textos cortos.
El problema es acertar también en el fondo.
Y tú lo consigues.
Te felicito.

FLACA dijo...

Gracias por tus palabras;gracias por asomarte a mi puerta;gracias por entrar a mi boliche virtual,donde nos reunimos con los viejos amigos y con los que empiezan a serlo. Llegué hasta aquí para devolverte la visita y saber de dónde venías y casi me muero con lo que encontré. Nomás entrar, me topé con León Felipe, Casablanca,después Machado, Federico,los Beatles,Paco Ibáñez, Bob Dylan,Joan Báez...¡¡¡puufff!!!
...¡cuántos afectos comunes!
Me encantó lo que encontré en tu blog y lo que escribís.Y, ya ves, no sé cuántos años tendrás ni cuánto medirá el océano, pero te estoy tuteando, son demasiadas las cercanías. Me gustó mucho encontrarte, volveré por aquí. Un abrazo transoceánico.

Lena dijo...

Me has robado el aliento...

María Jesús Lamora dijo...

Aquí paso el tiempo, y pasa sin que yo me dé cuenta de su paso.
De tan bien que me encuentro entre las palabras.
Un abrazo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

guauuuuuu, cómo me gusta lo que has escrito. Además la música es un delicia, chaval.
Estupendo trabajo

calma dijo...

Ahhh ya veo Pepe, tu blog no deja que comente más que con la dirección de blogger, de ahí que tengo forzosamente que poner la dirección del de música clasica...
Tal vez tienes la versión antigüa, en los nuevos, bueno, en la mayoría permite a wordpress, blogia etc dejar enlace.
Gracias de todas formas guapo...
Un beso de precioso y soleado domingo al borde del mar...

Rabel dijo...

Genial, Pepe.

Mi mas sincera enhorabuena a esos ojos tuyos, tejedores de historias con que los demás nos adornamos el alma por un ratito.

Un beso.

Cártobas dijo...

Fiu en busca de la dama blanca; mas, a la vuelta de la esquina la vida me seguía esperando. Me tendió, de nuevo, su mano y dibujó en su rostro una cálida sonrisa: "llegará, pero aún no".

Cártobas

(http://enunlugarsolitario.blogspot.com)

-Pato- dijo...

Si Pepe ya lo sé, pero uno se siente tan bien cuando te escucha decirlo, que dan ganas de quedarse un rato mas releyendo, escuchando música, entreviendo tus ojos mientras esperan el brote de la espiga, la aurora y la conciencia...

Besos

María Jesús Lamora dijo...

Te escribo mientras miro el debate en la televisión.
Ya sabes que las mujeres podemos hacer varias cosas a la vez.
Sonríe, que te quiero.
Y dime cómo se pone la música.

Abril Lech dijo...

A veces no es ocultar sino preservarse. Claro que no se si eso es mejor que dejarse descubrir. Que la espiga brote a tiempo, que la aurora no amanezca nublosa y que la conciencia te deje disfrutar en paz.
:-)

Clarice Baricco dijo...

...y sì estàs escuchando jazz ya la hiciste!


Abrazos aùn soleados.

PIZARR dijo...

Espero que tras esas letras, no se esconda, como le ocurrió a León Felipe al escribir las suyas, el abandono de la esperanza.

Respecto a los silencios y la soledad que comentabas en mi blog, he de decirte, como pudiste deducir por mis letras, que yo también los necesito a ambos.

Cuando las circunstancias me han impedido poder disfrutar de esos silencios en soledad, he tenido que aprender a fabricarlos incluso en compañía.

La necesidad agudiza muchísimo el ingenio.

UN BESO, desde la soledad y el silencio de la noche que tanto me gusta.

Fermina Daza dijo...

No se puede decir más, con menos palabras. Sabes tocar el alma, tú no escribes textos, tú remueves por dentro los rescoldos del corazón y lo dejas en pura incandescencia.

Un beso de buenas noches, Pepe Codorniú

carlota dijo...

Cada cual es un mundo, pero bueno es compartirlo. Aunque luego cada uno haga su propia interpretación o añada matices de cosecha propia. La comunicación es lo que tiene.
Me ha gustado eso del dulce laberinto donde la vida empieza.
Un abrazo

Dédalus dijo...

Te parecerá curioso, pero esa forma desenfadada y caprichosa de presentarte, así, según apareces, me hacía pensar en alguien que llega y dice: "Hola, soy Pepe, que viene en representación de aquel Pepe que fue y que, casualmente, hoy se ausentó de sí mismo... y no ha podido venir".

Un abrazo, amigo.