13 de enero de 2008

Muere el poeta Ángel González

Esta vez de nada sirvieron los versos
que hubiera recitado Nicolás Guillén de haber vivido:
"Ángel, no mueras, te amo tanto..."
ni verse rodeado por todos los hombres de la Tierra.

La carta que estaba boca abajo,
la que todos los días era sólo una carta,
ayer fue el jeroglífico, la última adivinanza. También,
tal vez, la amarga solución en este campo de metralla.

- Tal vez.
- Pero, qué putada, al fin de la batalla...

Y no poder hacer nada.

10 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

ufff estuve desconectada todo este sábado de noticias, vengo a tu casa y me encuentro con esto y me he puesto a llorar. Amo su poesía.

Silencio total.

muxica dijo...

Dejo tambien silencio.
Un bico

-Pato- dijo...

Los poetas, los escritores, los artistas en general no mueren nunca.
¿Sabés Pepe? Yo no lo conocía y me he ido a leer su obra por google, me ha encantado, para mi acaba de nacer.

Gracias.

Marina al fin dijo...

BREVES ACOTACIONES PARA UNA BIOGRAFÍA

Cuando tengas dinero regálame un anillo,
cuando no tengas nada dame una esquina de tu boca,
cuando no sepas qué hacer vente conmigo
—pero luego no digas que no sabes lo que haces.

Haces haces de leña en las mañanas
y se te vuelven flores en los brazos.
Yo te sostengo asida por los pétalos,
como te muevas te arrancaré el aroma.

Pero ya te lo dije:
cuando quieras marcharte esta es la puerta:
se llama Ángel y conduce al llanto.

Angel Gonález.

Gracias a ti...

mi despertar dijo...

me ha gustado tu blog,variante con diferentes tópicos realmente bueno

Ispilatze dijo...

Creo que muchos hemos hecho lo mismo: conocer la noticia y correr a repasar algunos de sus poemas... nuestro particular "in memoriam". Afortunadamente, es cierto: como lo que fue, pregonero a su manera, seguirá vivo entre nosotros, aunque ya no más creativo.
Me presentó a Ángel, su poesía, una alumna y no yo a ella –¡qué curioso!— . Desde entonces, una pequeña edición de sus poemas, de tapa blanda, manida y arrugada, se convirtió en uno de mis libros de cabecera. Seguirá siéndolo siempre.

Dédalus dijo...

No sé si lo conoces, Pepe, pero es uno de mis preferidos de Ángel González. Te lo dejo en su memoria y en reconocimiento al recuerdo que de él haces. Gracias.

LA LUZ A TI DEBIDA

Sé que llegará el día en que ya nunca
volveré a contemplar
tu mirada curiosa y asombrada.
Tan sólo en tus pupilas
compruebo todavía,
sorprendido,
la belleza del mundo
-y allí, en su centro, tú,
iluminándolo.

Por eso, ahora,
mientras aún es posible,
mírame mirarte;
mete todo tu asombro
en mi mirada,
déjame verte cuando tú me miras
también a mí,
asombrado
de ver por ti y a ti, asombrosa.

Abril Lech dijo...

...Una pérdida más... En estos casos queda al menos el consuelo de su arte, que no será efimero como su paso por la vida, que fue apenas un rato...

Dejo mi paso silencioso.

Sureña dijo...

Algo que nos llega a todos, tarde ó temprano..., incluso a los más grandes...

Un beso!

ynarud dijo...

Lo descubrí, hace mucho tiempo atrás, en una película de cine español, no quisiera equivocarme, pero me parece que era "El pájaro de la Felicidad" en fin los versos que incluyeron en la película fueron para mi un descubrimiento memorable.

un saludo


PD. Ya sé, soy una intrusa que con tu permiso volverá.