13 de agosto de 2011

El estado de 'Gao Le Gao'

Esto no es un blog de cine. Entre otras cosas, porque no me considero -ni soy- ningún experto. Digamos, que tan sólo me aproximo a un aficionado que va a ver una película una vez por semana. Además, en esto del cine, todo es muy subjetivo, muy particular...  Y lo que le entra a uno hasta el corazón,  a otro puede ser que le deje indiferente.

Las circunstancias han hecho que pase estas vacaciones sin moverme de casa; quiero decir, sin ir a lo de siempre: unos días a la playa. Como contrapartida, he podido disfrutar de mucho tiempo libre, que en otro momento de mi vida hubiese utilizado en escribir y leer, por este orden.

Sin embargo, este verano me pedía el cuerpo algo más pasivo en consonancia con la etapa que atravieso. En cierto sentido, todo "timing" vacacional no es más que el encaje de una gestalt que persigue ensamblar sus piezas. En esta ocasión, por fortuna, el cine me pasó una clave para armar el rompecabezas; aunque el toque oriental está yendo a cargo de un fisio de Singapur que hace milagros.

Volviendo al cine. Me gusta rebuscar en las películas que han pasado desapercibidas. Aún no ha terminado agosto y ya he visto más de cincuenta. Cuando las estrenaron estaría mirando hacia otro lado. No todas son recomendables, claro está; pero, tras un primer balance, me atrevo a entresacar algunas “joyas”, por si alguien se encuentra en uno de estos momentos en que su latido se parece al mío. Estas son las que me han dejado una buena impresión:

Cine español: El cielo abierto, El pájaro de la felicidad, Ficció, La vida de nadie, Sólo mía, Las horas del día, La educación de las hadas, Vida y color, Frío sol de invierno, Éxtasis, La primera noche de mi vida y Sólo quiero caminar.

Cine internacional:  Chloe, En la ciudad blanca,  XXY,  La tregua, Exótica, No te muevas, Deliciosa Martha, El dulce porvenir,  El aura y Trois coleurs (kieslowsky). 


Para terminar. Estoy seguro que si vierais un bote que pusiera en su etiqueta 'Gao Le Gao', os sonaría muchísimo por todo: el diseño, los colores, los materiales...  y enseguida descubriríais que se trata de nuestro popular Cola Cao, que está teniendo un éxito soberbio por tierras de Marco Polo. Pues bien, 'Gao Le Gao' no es una traducción literal, sino una expresión en chino mandarín que significa Grande Felicidad. 


Vaya, me he complicado un poco para deciros algo tan simple como que espero que estéis 'Gao Le Gao', es decir, disfrutando.
   
Codorníu.

6 comentarios:

FLACA dijo...

Uyyy,Pepe, que en esto del cine andamos medio perdidos, de todas ésas sólo he visto "la Tregua" y "La educación de las hadas". No voy seguido al cine aunque me gusta. Si tengo que elegir dónde ir, elijo el teatro. Pero también voy poco. Entre semana ya estoy un poco mayor para salir a Montevideo desde Las Piedras y al otro día levantarme temprano para ir a trabajar. Y los fines de semana , como hoy, a veces prefiero quedarme en casa; necesito parar, como ahora que escribo sentada al lado del fuego mientras a lo lejos escucho la guitarra del de platinada cabellera meta tango (ahora un valsecito tangueado).
Sé que te has quedado sin playa en estas vacaciones, pero creo que nunca te vi tan contento en verano en Madrid.
Un abrazo.

Codorníu dijo...

Querida Flaca. Es cierto que estoy pasando unas vacaciones de buen rollo. Tal vez, porque soy consciente que mi padre no es Matusalén, y lo que toca en estos momentos es estar a su lado.

Tal vez me repito si te cuento que salimos a pasear mañana y tarde; una hora cada vez. Que me encanta todo lo concerniente a su higiene diaria, hacer y compartir los desayunos, las comidas, las cenas... Ayer cumplió seis meses. Es decir, 100 años y seis meses. Sigue perfecto. De la cabeza y del cuerpo físico. Nada es más importante para mí que vivir este verano junto a él, dedicándole lo que necesita y se merece: el calor humano de su hijo.

Todavía me acuerdo del verano pasado, cuando le medio convencimos para irnos a Almería y se rompió la cadera. Ya le dije en aquel hospital de infausto recuerdo que ya no volveríamos a salir si él no quería.

Flaca, de todas las pelis que cito, hay una que me encantó especialmente. Tiene que ver con la cocina. Se llama "Deliciosa Martha". Te la recomiendo para ti en particular, porque sé que ese tema te "suslibeya".

Un beso.

FLACA dijo...

Pepe:
Me ha encantado vencer al océano. En cuanto a la película,ya trataré de verla. Aunquejustamente ayer y hoy estoy en rebelión con la cocina. Pero estoy segura de que ya se me pasará. Un saludote

mangeles dijo...

Pues voy a intentar verlas todas. Un besazo amigo Pepe, y otro para Flaca

calmA dijo...

Todo lo que cuentas referente a tu padre, dice casi todo de ti Pepe, yo hice lo propio con mi madre, la diferencia es que ella no se enteraba, su puta enfermedad le privó de eso...
Verás que sensación de bienestar tendrás el día que no esté, porque es todo lo que te quedará, el haber hecho tal vez la mitad de lo que él ha hecho por ti toda su vida.

Deliciosa Marta es como su nombre indica... una delicatessen.

Bueno, pues ahora ya, empieza a escribir de nuevo, que hay ganas por aquí de disfrutar con tus letras.

Besos

FLACA dijo...

Apoyo absolutamente todas las palabras de Calma. Un abrazo.