4 de febrero de 2009

.
Islote de Ferreira, playa de Corrubedo, Atlántico puro. Tenebroso océano de extraño y ovalado rostro que nos mira... Ósmosis; al fondo: piel de cera azul...

Cuando tuve que acompañar a Chumpéter pasé entre las tiendas de campaña del pasado como un búho de ojos ajenos y grises. Bajo el brazo, los libros de cabecera de Saleta: Lezama Lima y Cavafis.
..
Las dunas (esa serpiente de casi cinco pisos que ondea todavía con los vientos) me fueron contando las veces que pude haber subido y bajado por ellas: aún me dolían, sensuales -bajo las uñas-, las contracciones insolentes del pasado.

En mi corazón (entre fogonazos de magnesio) pude ver que estaban todavía aquellas incontables conchas recogidas, las huellas de gaviotas sesgadas en oblicuo por los pasos desnudos, la soledad querida con tus senos verde reineta imaginados; el narcisismo derivado: reflejo doloroso y cruel que me acompaña hoy en el espejo con un lazo o pajarita que nunca tuve; la melodía del faro, el puerto, sus azares... el olor inequívoco a pescado sedimentado en las aguas de un beso... incluso, los pulpos rematados en una magullada lentitud de muelle.
.
Junto a las palabras susurradas, siento emerger al galope las ocasiones en que he visto las carreras de caballos por las dunas a través de tus ojos, la barbilla clavada en mi hombro, la orquesta a un lado, las bombillas, las fiestas empapadas de ternura y placer entre venas azules de pieles de veinte años...
.
Trepan por las barandas -sin llamarlos- los murmullos imperceptibles de las callejuelas azuzados por ojos oscuros y brillantes; tu hermosa dentadura perfecta, los carmines de henna, el puerto... los chillidos de las gaviotas confundidas con el clímax inadvertido por nosotros mismos: los protagonistas. Y del otro lado, la embriaguez: caminante nocturno entre tantos sueños de latón vacíos...
.
Quizá los ecos me engañan -me planteo- , estoy tan alejado de mi propia existencia...
.
Codorníu.
.

11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Yo también pienso que puede que los ecos engañen, pero creo que lo hacen para bien, son de buena pasta y suelen erradicar lo dañino.

Tu última frase me ha derribado.

Saludos.

marisa dijo...

Me gusta leerte, dejarme envolver por tus palabras... Viajar hasta los mundos que propones, que evocan tus bellos textos. Me gusta estar aquí en esta tu casa, querido amigo. Besos

Inuit dijo...

Escucho esta suave y delicada melodía escrita. Sólo puedo decir que sobran mis palabras y que has VIVIDO.
Me quedo en la playa.....
Inuits

alfaro dijo...

Con Lezama Lima y Cavafis se puede ir tranquilamente al fin del mundo y no se neceista ya más nada que el paisaje de mar y dunas.
Besos.

Lena dijo...

Tres puñales:

El mar como cera azul.

Las dunas como serpientes ondeantes.

El extrañamiento de la existencia propia.

Puñales literarios.

Mago, hacedor de hechizos, ladrón de alientos y ahora lanzador de cuchillos letrudos con puntería inobjetable...das en el pecho, en el cuello y en la cabeza, estremecienso así, corazón, garganta y pensamiento.

Brujo...qué texto tan hermoso, tan inteligente, tan total...

Besos muy fuertes y cariñosos en 5 4 3 2 1!

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Tus palabras cargadas de poesía, tristeza y añoranza parecen surgir entre la bruma... hoy la mar está en calma, apenas se oye el murmullo de la hola herida llegar a la coste. Una gaviota llora por algún espacio, pero la bruma... envuelve nuestro pesar.
¡Hum! Precioso, Pepe, muy triste, pero divino.
Un besito y buenos días

made dijo...

Y...¿QUÉ ES LA EXISTENCIA?...LOS TEXTOS,EL MAR, LA BRUMA,LOS ECOS,EL AMANECER,LAS DUNAS,LOS RECUERDOS.....
BONITO TEXTO.

mera dijo...

Hasta los radares más precisos producen falsos ecos.
Un abrazo.

dudo dijo...

yo no sé si serán los murmullos que también trepan por mis barandas, o ésta música mágica, o la voz de mi madre, que descubrió éste sitio, diciéndome, ven.
Pero me quedo.
Me voy a quedar.

calma dijo...

Yo estoy sin palabras, por eso vengo aquí, a sentir, y vive Dios que nadie como tú...
Te abrazo mi mago...

FLACA dijo...

¡Cuántas sensaciones y sentimientos puede suscitar una imagen, un paisaje, un lugar!...Como tantas veces aquí, me encuentro frente a tu exquisita prosa poética que me deja sin palabras.
Justamente el Santi colgó en su sitio un poema de García Montero que termina diciendo:
"Cada tiempo de dudas
necesita un paisaje".
Creo que no podrías haber elegido un paisaje mejor.