12 de febrero de 2009

.
«Que la vida tiene -en general- más penas y amarguras que de lo demás, no sólo fue una verdad obsoleta y pesimista, dicha por un Buda en el siglo VI a.C.
.
Mi experiencia me dice que incluso los placeres y deleites más finos y elaborados se han ido transformando -con el tiempo- en esa sustancia base citada más arriba.
.
Unos le llaman: karma. Otros no le llaman nada, pero ¿qué más da? El caso es que todos lo experimentamos, y eso es lo difícil de negar. Unos, lo conocerán antes; otros (los que pasan ahora por un momento dulce), después.
.
En mi caso, sólo pido que no me resulte insoportable»
.
Éste fue uno de los últimos papeles de Saleta. Lo sé por la fecha, tan cercana, tan actual. Y porque estaba arriba, sobre todos los folios, y cayó al suelo al abrir la maleta.
.
Creo... que incluso palpitaba.
..
Codorníu.
.

11 comentarios:

FLACA dijo...

De eso se trata.Ya lo había estado pensando.Por eso, y también por el poco de sabiduría qe me da el haber acumulado las experiencias que me ha proporcionado el vivir con esta edad que tengo, hace que sea consciente de cada cosa buena que me ocurre en la vida, y que disfrute con fruición de los buenos momentos,que busque tenerlo y que los cuide cuando los tengo. Sé que me queda menos de lo que he tenido.
Saleta sabía de lo que hablaba.

Ahora estoy disfrutando de escribirte primera desde el sillón de la sala de mi casa, aprovechando el router inalámbrico que instalé ayer y domando a la laptop(que está bastante obediente).Mientras se cocinan las empanadas que tengo en el horno, saboreo un whiskicito y la noche está cayendo lentamente. jajajaja

FLACA dijo...

Olvidé decirte que las imágenesde las fotos son impresionantes.

alfaro dijo...

La vida tiene de todo para todos, solemos recordar lo más próximo en el tiempo o lo más impactante...
pero sí... que no sea insoportable.
El banco de hoy me encanta, y también la música (vivir es la ley del hombre).
Besos.

Lena dijo...

Es que el Karma escapa de cualquier encierro.

Es pulsátil.

No hay candado que lo paralice.

Me duele Saleta, Ladrón de alientos...

(y alguna que otra cosa más)

Besos en 5 4 3 2 1....

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... Me has dejado pensando. Hay misterios sin respuesta, cosas, momentos, que tienen vida propia y tratan de hacer un guiño para que tu recaigas en ellos... lo digo por el papel, porque a veces a mí me ha pasado.
Sabes? No lo puedo evitar, la palabra eternidad me hunde...
Buen finde

TORO SALVAJE dijo...

Creo... que incluso palpitaba.
Me voy con esta imágen.
Es lo más bonito que he leído en días y días.
Palpitaba aún.
Dios!!!!!

Cuatro palabras y recibo una descarga emocional que casi me derriba.

En fin.

Un abrazo.

karina dijo...

Todos conocemos el dolor y cuando se intenta escribir acerca de alguno, uno se debe proponer escribirlo como si fuese el más grande...
Cómo?
Así, misteriosamente, dando sólo ciertos detalles, sin mostrarlo entero, como un tal Pepe lo sabe hacer...

Quizás sólo nos duela tanto misterio.

Besos de viento

calma dijo...

Pepe, lo hago mío, lo quiero para mi, lo siento dentro, me estremece y me lleva a un sitio de donde quiero salir y no puedo, no puedo...
Tú querido Pepe, haces palpitar al lucero del alba, con tus letras y esas imágenes.
Besos

marisa dijo...

Sufrir forma parte del pacto de la vida.Pero nos humaniza en nuestro dolor y en el sentimiento de pérdda.
Un beso.

Inuit dijo...

....y a mi que me da unas ganas de salir corriendo a mirar qué hay al final del túnel, de la sombra alfombrada de rojos otoñales.Desde mi pantalla veo que a la derecha hay bambú (oriente), a la izquierda del emboscado (occidente). A final, la luz intuida. A principio, lo viejo y conocido.
Inuits

media luna dijo...

Estimado Codorniú. He estado con la mirada fija en tu taberna lentiscal esperando ver una actualización. Mis ojos fijos, mis manos preparadas para llegar la primera y es através del blog de Ro, que me recuerda tus aguas llenas de vida. Y aquí estoy no sé si disfrutando de esta entrada tan sentida. No por lo que dice Buda, sino por Saleta.
Yo siempre tuve miedo a esos momentos que sé que tenían que llegar. Y parecía como si pudiera retrasarlos a mi voluntad y cuanto más tardaban en llegar más miedo acumulaba. Ahora sé que no era para menos. Espero volver a conocer los momentos dulces de antes, de siempre.
Mis disculpas por mi despiste. Tendré que ponerme al día contigo e incluir en mis otros mundos este rincón independiente.
Un saludo.