25 de mayo de 2010

.

Un precioso país lleno de autopistas vacías.

Los países son como los ordenadores: necesitan tanto unas buenas infraestructuras (el hardware) como personas capacitadas para obtener el máximo rendimiento de ellas (el software). Como cualquier usuario de informática sabe, de nada sirve comprar el último ordenador disponible en el mercado si uno no reserva el suficiente dinero para adquirir los programas informáticos que lo harán funcionar. Pues igual que un ordenador sin programas no es más que una caja tonta, cabe preguntarse si un país que tenga el mayor número de kilómetros de vías de alta velocidad de Europa y, a la vez, más de cuatro millones y medio de parados y un gasto ridículo en innovación y desarrollo, es también una caja tonta.


En el año 2009, España no solo invirtió en infraestructuras el triple que Alemania (1,79% del PIB frente a 0,69%), sino que como hemos conocido por boca del propio Ministro de Fomento, esas inversiones se realizaban sin “el análisis de la previsión de la demanda para valorar la viabilidad económica de las obras o el estudio de las necesidades de mantenimiento”.

Así que mientras que el Gobierno se gastaba una parte de los 17.200 millones anuales de presupuesto para infraestructuras en lindezas como una doble entrada de alta velocidad a Galicia o Cantabria, España seguía sin una red pública de educación infantil (0-3 años), contaba con una red de escuelas de Primaria que en su mayoría datan de los años sesenta, soportaba un fracaso escolar del 30% en la Educación Secundaria Obligatoria, disponía de una Formación Profesional víctima de un abandono histórico, no contaba con ninguna de sus 77 universidades entre las primeras 150 del mundo y se conformaba con unos servicios de empleo incapaces de gestionar de forma ágil y flexible el reciclaje formativo de los desempleos para orientarlos a nuevos empleos.

...Haría falta un estudio en profundidad para ver cómo y por qué se han asignado las prioridades de gasto en este país, pero el resultado es claro: mucho hardware y poco software (y, por añadidura, poco gasto social).


Si España quiere tener algún futuro, debería revisar aún más profundamente sus prioridades de gasto y sus actitudes hacia la educación. De lo contrario, seguirá siendo ese país que un ex ministro de Exteriores alemán describió irónicamente como “un precioso país lleno de autopistas vacías”

(Artículo de José Ignacio Torreblanca en El País, 24/5/2010)

.

6 comentarios:

Lola MU dijo...

Muchas autopistas vacías... y muchas cabezas vacías, eso es lo peor (y no me estoy refiriendo a las del alumnado precisamente).
Saludos.

Maria Coca dijo...

Un título genial. Gran artículo.

Qué bien que estés por aquí, Pepe!!!!

Un besazo.

Lena dijo...

Yo mejor no hablo.

Porque cualquier cosa que diga va a retumbar.

A ti te beso siempre, querido amigo...Sombrerero...

Em 5 4 3 2 1!

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

buenos días de café, cuore... gracias por traernos este artículo. más que nunca debemos leer y leer para ordenar los sentimientos, las sensaciones, ideas y nuestra actitud.
besotes, cuidate cielo

mangeles dijo...

Pepe...yo te quiero leer a tí...

En fin...esperaremos que nos pongas alguna nueva aventura...

Por ejemplo...nos podías hablar de esa hija que tuvo Saleta siendo apenas una jovencita, Oliva, y que su padre crió en el faro, porque ella tenía muchas cosas por vivir...

Besitos

mera dijo...

Las autopistas vacias las vería el alemán, que aquí van a tope. Los pupilos no tenemos la culpa de que nuestros "ordenadores" carezcan de software. Ellos ordenan; a nosotros nos cuesta mucho sumistrarles la energía y como tenemos los enlaces cerebrales vacíos no podemos ni darnos cuenta que nos meten en una guerra perdida tras otra, se casan en palacios, pagan a la iglesia y la formación de élites en escuelas privadas de las que salen tarados como ellos. Y no les cortamos los güevos ni nada. Simplemente con lo que cobra la Iglesia y con el sobrecoste de las triples administraciones el deficit presupuestario sería cero. Luego dices que tiro en horizontal. En fin, tampoco te deprimas, que no soluciona. Un abrazo si te sirve.
Ah! A mi tambien me gustaba Saleta.