14 de octubre de 2009

.
Me cuesta pronunciar la palabra "cerrar". No me cuadra. Mis amigos se despidieron en otoño. El dolor fue tan inmenso, me lo recuerda tanto, que yo no puedo hacerlo. Siempre, por estas fechas, se me pone amarillo el corazón. Cerrar es como la savia que no llega a las hojas. Dije que no lo haría nunca. Defendí los descansos, las pausas, lo provisional... el cansancio tuyo, el mío, nuestros desalientos comunes compartidos. Hablamos sobre esto. Sobre lo absurdo de lo definitivo, del vacío permanente que deja un portazo. Sólo la muerte nos pone de rodillas. Nos desmonta las suaves transiciones. La muerte, y el desencuentro que hay en la vida real, ésa en la que creo cada vez menos. Por respeto a ti, sé que debía decir algo. Aunque no sé muy bien cómo ni qué. Tal vez, encuentre las palabras deshilachadas en los próximos días, pero nunca de forma inesperada. Eso (lo de irme yendo despacio), sí me cuadra. Agonizar es algo muy fuerte, incluso aplicado a lo virtual. También mueren los blogs según los dueños. Lentamente, en mi caso. Por tanto, no diré nada drástico. Sobre todo, no diré adiós. Además, nunca supe hacer bien eso. Creo (cada vez estoy más seguro) que me moriré sin cambiar bruscamente. Ya es hora que me conozca un poco. En mi vida hay tantos atardeceres... Tantos, como estaciones de trenes. Por eso no puedo evitar que en este momento el alma me resuene a despedidas, a pañuelos, a ventanillas, a andenes... Ahora, por ejemplo, me encuentro en ambos mundos (en el tren y en el suelo): dudando; con un pie en el primer peldaño de la estrecha escalera metálica y con el corazón, dividido, agarrado al acero frío de la barra. Colgando, en la otra mano, la maleta vacía.
.
Lo siento.
.
Codorníu.
.

25 comentarios:

Lena dijo...

No lo sientas, Ladrón de alientos.

Te quiero.

L.

Lena dijo...

(los sombreros son boomerangs...los sombreros también...bombom).

Remimos...

(estoy)

morisot (Pilar Álamo) dijo...

El atardecer refleja el cansancio pero también la serenidad de lo vivido.
Un abrazo... y agárrate aunque sea al acero frío.

calma dijo...

Se me clavan tus letras, una a una en el corazón.
Yo hoy me suicidé en un post, va a ser el último durante mucho tiempo, pero no cierro porque tú me dijiste las palabras adecuadas para que no lo hiciera. No me preocupa que cierres o no, me preocupa y me duele verte tan triste, tanto que me dan ganas de llorar.
Te quiero mucho Pepe de mi vida

mangeles dijo...

Eso...tú sigue cerrando poco a poco, muy poquito a poco...para dejarnos escritos como este.

Besos, chico bueno.

alfaro dijo...

¿Y por qué lo sientes?
El tren va pasando y tú vas mirando y haciéndonos un gesto con la mano y tu estela va quedando por aquí, por ahí, por allí,yo con mis ojos sigo la estela de tu ventanilla...
Besinos (que decimos por mi tierra).

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... Al corazón no se le debe obligar, a la mente tampoco. Yo también este año tengo el corazón amarillo y me cuesta decir y expresar y nunca he sabido decir adiós aunque sepa que mi vida es una continua despedida.
Me ha encantado la entrada y... calma, nada se desvanece, hay cosas que calan y quedan.
¿Un café? me ha salido fatal pero a esta hora templa

TORO SALVAJE dijo...

No me atrevo a darte ningún consejo.
Simplemente decirte que si cierras te echaré de menos.
Por egoísmo me gustaría que no fuera así.
Ojalá que no.

Un abrazo.

Isabel dijo...

Que sea muy poquito a poco, pero no digas adiós del todo, fíjate que esta entrada y lo que dices, y la música que has elegido, me dan lugar a entretenerte en la estación, para que subas a otro tren, mas adelante. Un beso

-Pato- dijo...

¿Cómo retener a alguien que desea partir?

No hay palabras para eso, sólo el placer de haberte leído. Sin este especio eso no hubiera sido posible.
Gracias por eso y por irte así, despacito para que duela menos.

Un abrazo Pepe.

Gala dijo...

Tenemos que ser fieles a los que el corazón nos marca en cada etapa de nuestra vida.
Siempre hay tiempo de rectificar.
Como ya han dicho, que tu marcha sea muy poco a poco para seguir disfrutandote.

Muchos besos

mera dijo...

La prisa y la velocidad de producción casi siempre nos la imponen. Si puedes, a tu aire. Nos vemos cuando quieran en lo real. Un abrazo.

*[..Clara..]* dijo...

Lo cierto es que no se que decirte, las cosas no siempre están claras y a veces es mejor hacer lo que sentimos debemos hacer.
Un abrazo.

made dijo...

¡Pero, alto ahí! Este viernes si que ha molado: he soñado que estaba tirando la basura. Me he despertado, y efectivamente estaba tirando la basura.
Pepe ....¡despierta!
Besos mil

Andrés Portillo dijo...

En "Mar adentro" uno de los personajes dice algo así como que "lo más triste no es que alguien se vaya, sino que quiera irse". Pues eso.
Un abrazo grande, por si sirve de algo.

karina dijo...

Ay Pepe... tuve una idea muy tonta mientras te leía, como de hacerte una edición de toda esta belleza y enviártela en un globo, una edición de gala de lo que me significa tu simpleza y profundidad.
Has lo que puedas con tanto Pepe, y el de a poco le hace coro a lo absurdo de lo definitivo, si.

Te llevo adentro, la foto es fatal de expresiva.

Haz como que mi envío le cuelga un cuadro a esa pared.

abstracto

de muchos colores.

FLACA dijo...

Será por esto que yo odio el otoño. Presentía que algo te estaba pasando¡¡¡Pepe!!!, no me hagas llorar.
No estás obligado a escribir y a dejarnos esas entregas maravillosas, alcanza con que estés.

media luna dijo...

Pues...Yo...Me tiembla la voz. Porque tampoco puedo comprender ya la vida "real" sin todos los amigos, sin todas las palabras, sin todos los sentires que he ido descubriendo a lo largo de estos años en los que he encontrado que existo y existen. Por eso, porque sé que eres Pepe, quisiera decirte que no desaparezcas. Ni poco a poco ni definitavemente. Porque cuando un amigo se va...Algo nos duele en el alma. Y es el alma lo que principalmente compartimos.
Yo tampoco sé decir adiós. Me quedo colgando en el aire, y espero a poder tomar aliento.
Si te sirve de algo, sabes bien de mis intentos de abandono, pero...Aquí sigo. Este año me he prometido no invernar, a pesar de que siento cómo mis ideas se van congelando poco a poco, intentaré echar algun tronco que otro a este fuego para que no se apague del todo, hasta que llegue de nuevo la primavera.
No te vayas.

gaia56 dijo...

No cierres, ter echaría mucho de menos, tus escritos tan lúcidos...
y por cierto tú con maleta vacía ¡imposible! la tienes bien repleta y los otoños pasan, vienen nuevas primaveras..
en fin que un beso muy fuerte.

carlota dijo...

Creo que todos y todas recibimos ese sentimiento de tristeza. A mí se me ha clavado una frase que me ha parecido preciosa: "creo que me moriré sin cambiar bruscamente".
Dichoso quien puede expresarse como tú, no lo olvides.
Un abrazo

Maria Coca dijo...

La maleta nunca está vacía. Siempre viajamos con todas nuestras victorias y derrotas de la mano. Y nunca se debe uno ir del todo porque nada ni nadie desaparece definitivamente.

Un beso enorme, Pepe, bajo la luz de la luna.

Maka dijo...

Uno siempre tiene que irse para volver. Siempre hay que viajar para encontrar lo que buscamos, u olvidarnos de lo que ya no deseamos.

Saludos.
Y que estes muy bien!

mangeles dijo...

Se advierte al usuario de este blog, que más de 6 días viendo la tele, ATONTA sin remedio, además produce pesadillas y descontrol hormonal...

Yo lo digo, por si..

Besos

gaia56 dijo...

Te echamos de menos.
Un abrazo.

calma dijo...

Pepe, me hace mucha ilusión que tengas esa preciosa canción puesta. Te quiero muchísimo