9 de marzo de 2013



El áspid que anda sorteando los nombres de mis personajes deja esta piel arada de recuerdos. Releo mucho estos días las entradas del blog para licuar el pasado que me bloquea con sus nudos prohibidos. El segundo crucial de lo aleatorio, cual horizonte, succiona las velas de mi cuerpo impasible ante la mirada de los náufragos elegidos. Los cansancios que llevan tu nombre flotan como fardos sobre la superficie azul oscuro del espejo…  Su temblor en el agua la noche plateada es la huella que dejan los que no saben lo que hacen o sea, todos nosotros. Ni el oxígeno que me dan los besos deseados ya es suficiente para evitar la asfixia. Brindemos, pues, y bailemos la puerta que se abre, esta vez da a la calle.

Codorníu.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Codorníu,
Precisoa entrada, preciosa......
y luz.
;))

calmA dijo...

Brindemos Pepe, brindemos porque estás aquí, por los sueños, brindemos por la vida y bailemos por esa calle y esa puerta abierta.

Abrazo siempre

FLACA dijo...

¡¡¡Que nunca falte!!!...¡Salú!.. jajaja...(si es con medio y medio, mejor) Brindemos, por la apertura al infinito, por mucho aire y mucha luz. Un abrazo.

mangeles dijo...

Musiquita nueva y bella. Brindemos, y salgamos a la calle, a por oxígeno....

Besos

gaia56 dijo...

Brindemos siempre... la vida es vida.
Un beso.