4 de octubre de 2010

.


Aprovechemos el otoño
antes de que el invierno nos escombre
entremos a codazos en la franja del sol
y admiremos a los pájaros que emigran

ahora que aún calienta el corazón
aunque sea de a ratos y de a poco
pensemos y sintamos todavía
con el viejo cariño que nos queda

aprovechemos el otoño
antes de que el futuro se congele
y no haya sitio para la belleza
porque el futuro se nos vuelva escarcha.

Otoño, Mario Benedetti.

(De “Insomnio y duermevelas”)

.

11 comentarios:

Marisa Peña dijo...

¿Cómo estás? Cuídate, que el otoño es traicionero con los corazones sensibles...besazos

FLACA dijo...

Síííí, Pepe, hay que aprovechar todas las estaciones, pero el otoño especialmente.Esa estación tiene un no sé qué, una belleza tranquila y armoniosa que la hacen más hermosa que todas las demás estaciones.

Con buena lectura, buena música, tranquilo, sin apuros, sin tareas que te desborden, el otoño puede ser muy especial. Sé que vas a disfrutarlo. Un abrazo,amigo, desde esta primavera (que ya de invierno no puedo más).

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

leerte aunque sea en manos de benedetti es despertarme
un besito de café malíiiiiiiiiisimo

calma dijo...

Cómo necesito que esas palabras de Benedetti se hagan verbo en mi
Lo que dice la Flaca, aprovecha este tiempo bonito, sácale el máximo partido y no dejes de escribir. Preciosa la imagen.
Cariños Pepe

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Me recitaste el otoño entre las rejas de tu alma, por donde se escapaba el último aliento de esperanza. Arrastrabas tus pasos como palabras malheridas por mi mente maltrecha. Miré en la lejanía como Mario en tus manos me decía que los pájaros emigraban de la tierra fría. Miré con mis ojos escarchados de tristeza el futuro, el tuyo y el mío, tan vacío de luz, tan hueco de perspectiva, que me puse a navegar por ese mar que nos abraza aunque la lejanía de sus aguas saladas no endulcera nuestra desdicha.

Y, sin embargo, Mario nos acercó a la grandeza de ese otoño que se resbalaba de nuestros corazones.


PD. Inspirado del blog "Aguas Abajo"

-Pato- dijo...

Me voy a repetir, disfrutá de este otoño, que tiene que ser precioso como todos los otoños (cada vez me gustan mas) sus matices, sus horas, su sol de a pedacitos, su siesta, la luz sobre el libro, el café calentito junto al chocolate, la copa de vino, el papel y la memoria.
Aprovechá estos días Pepe y que cada día estés mejorcito!

Un abrazo desde donde la primavera y los jazmines endemoniados crecen por mi patio.

Maria Coca dijo...

Siempre es buen momento para releer al maestro Don Mario.

Feliz otoño, Pepe.

Besoss

aniki dijo...

Precioso poema. El otoño con sus ocres colores nos llena de suaves olores. Aromas de agua pasada.

Besossss.

mangeles dijo...

Pues eso...a ver si llega ya el otoño...que yo no sé que ponerme...si de verano..o de otoño...y tengo unos calores...que vamos....


¿Qué tal el diablo cojuelo...va mejor?

Espero que si...


BESITOS...

pD: ¡Anda Pepe...pon la musiquita esa de "TOA..TOA...TOA..." .. a ver si llueve un poquito....¡¡¡

FLACA dijo...

Me ha emocionado esa música libertaria que mágicamente haces sonar aquí. Respecto a tu risa, te dejé respuesta allá.

Martin dijo...

Después del invierno, vuelve la primavera, y la higuera que ha perdido ya todas sus hojas, recobra las mismas y da fruto.