23 de septiembre de 2009

.

Otoño en la ventana;
no es que atardezca:
es que la lluvia es noche.

.

Le dolía a la altura del esternón, por debajo de la camisa de cuadros. Son los gases, decía. Y se llevaba la mano al centro del pecho, a un lado del bolsillo, donde el paquete de ducados abultaba una tetilla intrusa. De cada cien veces, cien estaba en lo cierto. También, en ocasiones, el brazo izquierdo se quejaba de oficio. Iba, según él, apareciendo con la edad, anticipando el anunciado tema de la artrosis. Tenía buen ojo clínico. O demasiada suerte hasta aquella noche, cuando todos llegamos tarde a sus llamadas.

.

Al entrar el otoño, se me empañan los ojos y las palabras mueren. Se vuelven cajetillas crujientes, ruidos de pergamino. Es muy difícil entender estas cosas. Comunicarlas. Mi corazón, que no se cansaba de pisar hojas secas caminando a su lado, siente por estas fechas, desde entonces, una daga de hielo pegada a la garganta…

Codorníu.

.

15 comentarios:

Elvira dijo...

Quienquiera que fuese, merece este bello recuerdo. Y tú, haberle tenido a él. Enhorabuena por esa relación que tuvísteis. Un saludo cariñoso

TORO SALVAJE dijo...

Venga, ánimo.
Un saludo.

marisa dijo...

Me quedo con tu llaga clavada en el pecho, y con la emoción de la memoria de los que ya no están pero tanto hemos amado...besos

FLACA dijo...

Comunicaste perfectamente. No hay palabras.Sólo esta "daga de hielo".
Dejo aquí mi silencio solidario.

Gala dijo...

Una daga demasiado dolorosa.

Un beso y un abrazo.

alfaro dijo...

Las pisadas sobre las hojas secas no desaparecen nunca, son las únicas hojas que nos dejan su sonido en nuestro tiempo.
Ahora escuchas una orquesta de pasos, y todo vuelve a ser presente.
Un beso.

Isabel dijo...

Te dejó huella, sigue vivo en tu corazón. Precioso texto, y preciosa foto. Un beso

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... Las ausencias no se ausentan, dejn la peor parte de si mismas que es el vacio, ¿verdad? Muchas veces he pensado que el duelo dolorido no mata sino que hace renacer una parte de ti mismo que es muy bella: esa especial sensibilidad con que tus ojos y mente perciben soledades impuestas.
venga, la chica del café ayer hizo un esfuerzo y compró café bueno, no es barato, eh...
Un besin dulce y otoñal sin lluvia

mangeles dijo...

VEamos si hoy tengo suerte, y este trasto me deja comentar.

Buenos días, por si acaso

y Beso

mangeles dijo...

¡¡¡SIII VICTORIA¡¡¡

La muerte llega. Parte el alma de los que nos ama. Y luego la vida sigue.

Seres vivos, seres humanos, eso somos, y esos nos gusta ser a la mayoría,

....a otros les gusta ser dioses....ser animales....ser inhumanos...de esos tenemos que cuidarnos.


Besos dulces, como el llanto de tú corazón.

Pd. Juro que no he tomado nada, es que me he levantado melosa y ñoña.

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Todos sentimos que se nos gasta algo y dan ganas de parar, pero es bueno seguir, seguir sintiendo que hay vida.
Un abrazo

MartinAngelair dijo...

Qué bonita esta entrada!,



...No debemos olvidar tu sinónimo y mi oración:...Aunque amanezca otoño en los cristales, yo sigo vendimiando.





Un beso de septiembre,...de un jueves de septiembre.


B.D.C.P.

-Pato- dijo...

Mi respeto por este dolor genuino y un abrazo fuerte.

Besos.

media luna dijo...

"Al entrar el otoño...las palabras mueren" Es casi lo mismo que me ha ocurrido a mi al escuchar las pisadas de las hojas crujiendo bajo tus pies.
Un abrazo otoñal.

Maria Coca dijo...

Tu dolor se palpa en cada frase...