7 de septiembre de 2008

.
"No escribas bajo el imperio de la emoción, déjala morir y evócala luego"
.
Horacio Quiroga, Decálogo del Perfecto Cuentista.
.
Tengo buenas vibraciones. Me parece muy importante comenzar así (al menos mientras pueda), pensando que soy afortunado, y que mi vida aún se sostiene en pie a pesar de (o precisamente por) la vuelta al trabajo.
.
Y es que el pequeño universo que me encuadra -no muy distinto al del hombre de la foto- ha cambiado de orientación, esta vez hacia el este.
.
Simbólico, ¿no...?
.
...según el Feng Shui, todos los días naciendo.
.
Además he ascendido. He subido de planta -me refiero de piso- y estoy a la altura de la copa de los árboles; de manera que, cuando sale el sol, tengo las ramas frondosas de unos plátanos falsos a un palmo de los cristales... incluso a menos distancia, si hace algo de viento. En este caso (como pasó este finde, por ejemplo), las hojas tamborilean con suavidad ensayando un roce cadencioso contra las ventanas: una delicia saber que alguien más observa la pizarra desde fuera.

¿Acaso no habría de estar contento...?
.
Sin duda.
.
Tengo una posibilidad real de mirar a lo lejos e intentaré no malograrla. Esta vez el horizonte puede ir más allá de la miseria de un puente laboral donde escudriñar la tierra para buscar níscalos en otoño, o jugar a ser Cappa por un día persiguiendo la foto perfecta entre el hayedo.
.
Me pregunto si habrá tenido algo que ver en esto lo de Cuba.
.
Me acuerdo de ella (ahora más que nunca), azotada por los huracanes, el contador a cero a cada golpe...
.
...aunque siempre de pie cada mañana.
..
Codorníu.
.

15 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

...Se me olvidó decirte el otro día que las fotos de Cuba son chulísimas.
Y en cuanto al escrito de hoy, posee algo de honírico; me gustó
besillos pa mi Pepe

alfaro dijo...

Me gusta la frase de Feng Shui.
Con el árbol tan cerca será como si vivieras en el bosque o mejor aún sobre el bosque,
qué afortunado eres, ningún árbol te impedirá ver, y el horizonte, el real y el otro, es muy importante.
Besos.

FLACA dijo...

Te lo dije: ese lugar debía de llenarte de energía positiva, al menos para empezar. Yo siempre sé "que no todo es naufragar".
Vivo en el piso de arriba de una vieja casa, ahora también sé que eso me amplía el horizonte con respecto al de mi hermano que vive abajo.Nunca lo había visto así.
La imagen de ese hombre lo dice todo.Lo de Silvio, sublime.
Un beso desde esta mañana de domingo.

Lena dijo...

Que buen tono tenemos hoy, Ladrón!

Cómo me gusta!

Yo también tengo copas...de pino!

Hoy me voy contenta de aquí,

tarareando una canción, Brujo!

Te dejo four besos!

Inuit dijo...

Este año tenderemos a Cordorníu con el sol de la mañana, el que muestra los rostros dormidos y legañosos en sus despertares.
Mi ventana estaba orientada al este y el sol de la mañana, en invierno, era la mejor estufa en una habitación carente de calefacción. Me quedaba un ratillo con la nariz pegada a los cristales como queriéndome
desayunar todo su calor.

Lo bueno que tienen los plataneros es que pierden las hojas y te puedes perder con la mirada hasta dónde el lugar te permita.

Subir un piso más a tus años, (jajaj) es muy positivo, se te activará el corazón, un poco más, y seguro que latirá en clave de Sol. Luego nos lo escribes y nosotros disfrutaremos, de la luz de la mañana del segundo piso, con las copas de los plataneros desnudándose y la mirada buscando el horizonte desde el este. Como el buen Feng Shui,todos los días naciendo en tus palabras.
Inus

calma dijo...

Pues bendita inspiración... Cuba nos ha proporcionado a los que te leemos, momentos preciosos, tu inspiración ha sido muy rica, se nota lo a gusto que has estado.
Me alegran tus buenas vibraciones, aunque yo, siempre te he sentido lleno de ellas.
Muchos besos

FLACA dijo...

Pepe: si querés rezo, pero a ellos no hay huracán que los tumbe.
Mañana pasate por lo de la flaca, verás que por allí tampoco pasó la piqueta fatal del progreso. Un beso.

Sibyla dijo...

Continúa evocando a Cuba, Pepe!
Esa emoción que te atrapó en tu viaje, está más viva, cada día!
Lo noto en tus escritos...

Es para estar pero que muy contento!

Te ayuda a levantarte cada mañana
acompañado de mambises y plantas tropicales...

Besitos:)

FLACA dijo...

Sé que estás ahí ahora, querido Pepe.Justamente en ese precepto del decálogo he estado pensando en estos días en que se me salía del alma escribir de otra cosa.Es absolutamente necesario escribir después de la emoción. Eso también lo aconsejaba Machado. A veces también es necesario esperar a que pase la emoción para hablar.
Me alegra que hayas andado paseando por mi esquina y mi cuadra, que si algo tienen de original es que no parecen del siglo XXI.
Bien por Paco. Un abrazote.

ana dijo...

Pepe,
todo tan teñido de nostalgia! Si mirásemos La Habana desde el cielo, veríamos algo parecido a las interminables y coloridas extensiones de tintes naturales de Marruecos o de India. No, no por su aspecto fisico, sino por su desgaste, por su resistencia a las canas, por su vida que prende en cualquier rincón y hace florecer el musgo incluso en las pizarras de una oficina de España.
Un beso y un recuerdo especial de tu paso por mi vida blogera.
ana

Maria Coca dijo...

Me alegra leer que te sientes contento y repleto de ganas. Tus palabras transmiten felicidad.

Enhorabuena y disfruta del momento.

Mityu dijo...

Cuando el dolor llega reclama su sitio. Vivirlo, dejarse atravesar por él es inevitable, como lo hace el aire, como el agua, como el pan que comemos.
Dejar que se instale ya no pertenece al dolor, sino al hábito que hemos creado, a la costumbre, a la elección de compañía.
A veces, grandes cosas, pequeñas, personas, pensamientos, la propia vida se encarga de girar al visitante, y volvemos a mirar con esperanza.
Y si nos dejamos igualmente atravesar por ella el mundo se convierte en un sentir mágico, lleno de matices.
Recrearnos en ese punto, sin perder el equilibrio nos hace más cercanos.
Al amor, que al fin, todo lo llena.

PIZARR dijo...

Me gusta verte así. Desde luego que ese viaje ha debido de ser maravilloso.

Ese viaje ha marcado un antes y un después en tus letras ¿ me equivoco ?

Un beso Pepe

Isabel dijo...

No conozco Cuba, y aunque he oido que tiene rincones preciosos, a traves de tus escritos creo que me va a gustar mucho mas, como si la estuviera viendo. Un Beso

Sasian dijo...

Qué gracia!. en mi nuevo trabajo también tengo un gran ventanal que da a un patio lleno de grandes y floridas plantas, en las que de vez en cuando, descanso mi vista y sigo su progresión.

Cuba. Me duele en el alma Cuba. En pie cada mañana, pero con cuanto sufrimiento en ella y miseria por parte del resto del mundo.

Un abrazo