17 de junio de 2008

Un día se lo leí a Lacan: «Lo externo son meras proyecciones». Sin querer he saltado la raya de nuevo; otra vez el brinco hacia el pasado, hacia la espumosa vereda que deja una barca lejana. A mi lado, el mar azul contra la arena blanca.

Despierto -o recuerdo que despierto- destemplado en la playa. Me he quedado dormido, el sol ya no calienta. Saleta, atenta, me llevó la tumbona y me sugirió la siesta entre las dunas. Saleta no pierde nunca el gesto. Pertenece a ese mundo de las formas, de los detalles. Ahora, que siento algo de frío y me incorporo, me ha frotado los hombros con las manos.

Todo a mi alrededor está envuelto por esa luz especial que suaviza los perfiles, que deja los colores con esos tonos pálidos. Oigo unos pasos, también tenues. Como los tonos. Me vuelvo. El mar queda a mi espalda. Levanto la cabeza. Nadie. A veces se oye fuera y es dentro. Siempre es dentro. Ya dije: se lo leí a Lacan
.
.

11 comentarios:

FLACA dijo...

Como siempre, ese espacio interior es un bonito paisaje pintado.Ese juego entre espacio exterior e interior, entre presente y pasado, entre ficción y realidad, entre narrador y personaje, es muy siglo XX.Pero ese evadirse siempre de lo concreto, del tiempo y del espacio presente es absolutamente romántico. También la melancolía.
¡Qué hermosa manera de pintar!

Inuit dijo...

...es dentro,
te lo leí a ti,
es dentro
lo supe en mí.
Hace tiempo que pincelo
lo externo monocromático,
demasiadas veces.
A veces,
no estoy dentro,
salgo
y el fuera se me adentra,
entonces hay colores,
existe y late,
vive el fuera en mi,
sí.

Mityu dijo...

Aceptemos que Lacan puede no estar lejos de un punto de luz, de verdad. El tono a veces lo distingue todo. Si lo de fuera son proyecciones, el proyector elige la película.
A veces me imagino que soy la escena del Titanic intentando virar a toda máquina para esquivar un iceberg que de pronto habría sido menos peligroso si no hubiera perdido los nervios al maniobrar.
Capitán, elijamos rumbo y atrevámonos a vivir, solos, acompañados. El alma es inmensa, y abarca más de un cuerpo.
Besos

calma dijo...

Es evidente que tú te tienes que eschuchar a ti mismo muy dentro, porque eres un ser profundo, de grandes recursos humanos, fíjate que te escucho yo en la distancia... aissss mi pepe, como te quiero....y como me gustaría conocerte un día... ojalá y tomarnos un ron y cantar unas habaneras....
Mil besos preciosidad

Lena dijo...

Pepe...

Has descrito a la perfección la atmósfera del final del sol en la arena...esa desorientación que nos queda cuando despertamos oyendo el rumor del mar pero sin sentir el ardor del sol que nos lame...

Regio...

Siempre es dentro...si lo sabrás tú...

Un abrazo, ladrón de alientos....

brujaroja dijo...

Sí. Está dentro. Es dentro. Acabamos por proyectar lo que nos habita, a veces hasta lo que nos asfixia. Lo que nos acaricia cuesta un poco más proyectarlo hacia afuera. Pero también.
Tengo la sensación de que el mar te echa tanto de menos como tú a él...

-Pato- dijo...

"A veces se oye fuera y es dentro. Siempre es dentro."

La vida interior es tan profunda como nos lo propongamos, a veces temo quedar atrapada en una de esas bocacalles, pero hay un equilibrio permanente no sé si por desgracia o por suerte, entre ese mundo interno y pequeños universos exteriores, que se oyen, se ven, se sienten fuera, para terminar recalando por dentro.

Siempre por dentro.

Besos

Bel dijo...

A veces recurro a Lacan para leer poesía. Él más que nadie supo interpretar qué late tras la palabra poética. Otras, él mismo, con sus palabras aparentemente crípticas, hace poesía. Es la primera vez, sin embargo, que leo a alguien que ha hecho poesía de las palabras de Lacan. Y a vueltas todavía con la realidad.
Un abrazo.

Sasian dijo...

No siempre podemos evitar saltar la raya...y en la proyección tornamos a desvelar nuestro interior. Y ese goce a veces duele.
Y cuantas veces caemos en la repetición...
Según Lacan,el ser es habitado por el lenguaje... y de esa pertenecia has conseguido proyectar perfectamente tu interior...siempre es dentro...Y tu dentro te lleva al mar.

Un abrazo.

Gran tipo Lacan

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

...Eres la leche, Pepe. Logras siempre conectar con el lector, nunca le dejas indiferente y siempre pensante. Y como telón de fondo el mar, siempre el mar.
Besillos dormidos

PIZARR dijo...

Digo como Lena y Pato... Siempre dentro... aunque sea fuera... siempre dentro...

¿ Por que me sentiré tan unida a algunas personas a las que quizás jamás llegue a conocer ?

Ese permanente entrar y salir de tus adentros y de tus vidas me deja siempre un sabor de nostalgia que me gusta muchísimo.

Ya ves, apenas unas lineas que me hacen divagar e imaginar esos caminos quizás recorridos algún día por ti.

Un beso Pepe.