28 de septiembre de 2013

  
“Quien ve hacia afuera, sueña;
quien ve hacia adentro, despierta”


Carl Young

Para el hombre-otoño, los recuerdos se agolpan en esta época del año. Aquel tatuaje aún le altera el ritmo cardíaco desde su singular ubicación, equidistante entre la cadera y la ingle. Justo ahí evoca la magia sobre estos pálpitos, dándoles caña sin tregua ni cuartel alguno. 

Las intensas emociones vividas con Saleta desestabilizan la superficie lisa de un viejo espejo (ya más parecido a un charco) donde se reflejan los pájaros que emigran. Más adelante, como pasa todos los años, cuando el desencole de los guarismos se acerque a lo insoportable, el hombre-otoño encargará al viento que organice las cifras en espirales siguiendo una secreta ley repetida en los girasoles. 

Y cuando el suelo se cubra de hojas secas, el hombre-otoño regresará junto a los pronombres desaparecidos a cotillearles con tristeza lo que se han perdido por irse antes de tiempo. Ellos, rumbo a las Itacas, no sentirán la culpa de pertenecer a estas generaciones que llevarán el estigma del deshonor, si es que los futuros libros de Historia no censuran los hechos o inventan eufemismos que difuminen este dejarse quitar -sin mover un solo dedo- lo que con tanto esfuerzo arrancaron nuestros padres y abuelos a la negra noche donde cumple condena la Humanidad.

Codorníu.

6 comentarios:

FLACA dijo...

¡Esto es poesía!... Esa presencia de Saleta me toca el corazón. Y qué bueno el otoño para traer recuerdos de esos que alteran el ritmo cardíaco. Me encanta venir aquí, y si encuentro a Saleta eso ya es un premio. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Codorníu,

Hermoso
íntimo
con ese espíritu melancólico
y a la vez medicina.

Todo tiene su tiempo y su cadencia.

:)))

mjromero dijo...

Te copio aquí el comentario-respuesta que acabo de hacer en la ciudad:

Sí, Codorníu, nos están llevando el sol.
El sol nos es arrebatado.
la lluvia está llena de belleza, como los otoños, como cualquier estación del año.
Es un tiempo atemporal sobreponiéndose a todos los tiempos.
Un abrazo

Maria Coca dijo...

En otoño la melancolía se hace viento que nos acaricia.

Cuánta poesía en tus letras, amigo! Sentimientos y sensaciones de colores...

Un abrazo grande.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Siempre te leo despacio porque en cada frase hay guardado un tesoro... Un beso con zumo de naraja

FLACA dijo...

Va un saludo de sábado uruguay en primavera.